Síndrome de piernas inquietas (SPI)

¿Le molestan las sensaciones desagradables en las piernas por la noche? Obtenga información sobre los síntomas, la autoayuda y el tratamiento del síndrome de piernas inquietas.

¿Qué es el síndrome de piernas inquietas (SPI)?

¿Las sensaciones extrañas y desagradables en tus piernas te mantienen despierto por la noche? ¿Le molesta un impulso casi irresistible de mover las piernas cuando se acuesta o se relaja? Si es así, es posible que tenga el síndrome de piernas inquietas (SPI), un trastorno neurológico. El hormigueo, el dolor y la picazón del SPI pueden durar horas y evitar que duerma lo que necesita.

Cualquiera puede tener el síndrome de piernas inquietas, pero es más común en adultos mayores y mujeres. Los síntomas leves del SPI pueden comenzar a principios de la edad adulta y luego aumentar con la edad. Después de los 50 años, los síntomas del SPI a menudo aumentan en severidad e interrumpen significativamente el sueño. El síndrome de piernas inquietas también es común durante el embarazo (aproximadamente el 40% de las mujeres embarazadas lo experimenta).

Los expertos creen que los niveles bajos de hierro en el cerebro pueden ser responsables del SPI. También se cree que contribuye un desequilibrio de la dopamina. Aproximadamente el 60% de las personas con piernas inquietas tienen un familiar con la enfermedad, lo que indica un fuerte componente genético. Sin embargo, cualquiera que sea la causa de su síndrome de piernas inquietas, es importante saber que hay ayuda disponible. En los últimos años, los expertos han descubierto mejores formas de controlar y aliviar los síntomas, incluidos cambios sencillos en el estilo de vida y remedios de autoayuda que puede practicar en casa para calmar sus piernas inquietas y disfrutar de un sueño reparador y tranquilo.

Síndrome de piernas inquietas: buscar ayuda

Los estudios estiman que 1 de cada 10 personas sufren de piernas inquietas, pero no siempre es fácil encontrar ayuda y apoyo. Muchas personas con SPI nunca reciben el tratamiento adecuado. Parte del problema es que es difícil de explicar y los pacientes a menudo son descartados como “nerviosos”. Aquellos que no han experimentado los síntomas angustiantes pueden no entender cuán severamente pueden afectar su calidad de vida. Incluso los médicos pueden no tomarse en serio las piernas inquietas, reconocer los síntomas o darse cuenta de que apuntan a una condición médica real.

La buena noticia es que investigaciones recientes han aumentado nuestra comprensión del síndrome de piernas inquietas, lo que ha llevado a tratamientos más efectivos. Al mismo tiempo, el SPI se está volviendo más reconocido. Si usted o su pareja sufren de piernas inquietas, nunca ha habido un mejor momento para encontrar alivio.

Una noche en la vida de RLS

Si tiene el síndrome de piernas inquietas, una noche típica podría ser así: se acuesta en la cama, listo para irse a dormir, y justo cuando su cuerpo comienza a relajarse, comienzan a gatear, hormigueo o picazón en las piernas. Intenta ignorar las sensaciones incómodas, con la esperanza de que desaparezcan, pero finalmente la necesidad de moverse es demasiado. Te levantas de la cama para estirarte y caminar por el suelo y, por un momento, encuentras alivio. Pero cuando vuelve a acostarse, las sensaciones de inquietud en sus piernas comienzan de nuevo.

Signos y síntomas del síndrome de piernas inquietas

Los signos y síntomas del síndrome de piernas inquietas no solo difieren de una persona a otra, sino que pueden ser difíciles de describir. Las descripciones comunes incluyen: sensación de “hormigueo”, hormigueo, picazón, picazón, ardor, tirones, tirones y dolor. Algunas personas han dicho que se siente como si los insectos subieran por sus piernas, un refresco con gas burbujea por sus venas o tienen una “picazón profunda en los huesos”. A veces, los síntomas son dolorosos, pero generalmente son simplemente incómodos y perturbadores.

Signos y síntomas comunes del SPI

Malestar en las piernas combinado con una fuerte necesidad de moverse : sensaciones incómodas en el interior de las piernas, acompañadas de una fuerte, a menudo irresistible, necesidad de moverlas.

El descanso desencadena los síntomas : las sensaciones incómodas en las piernas comienzan o empeoran cuando está sentado, acostado o tratando de relajarse.

Los síntomas empeoran por la noche ; el SPI suele aparecer durante la noche. En casos más graves, los síntomas pueden comenzar más temprano en el día, pero se vuelven mucho más intensos a la hora de acostarse.

Los síntomas mejoran cuando camina o mueve las piernas : el alivio continúa mientras siga moviéndose.

Sacudidas o patadas en las piernas mientras duerme : muchas personas con SPI también tienen un trastorno del movimiento periódico de las extremidades (PLMD), que implica calambres o sacudidas repetitivas de las piernas durante el sueño.

Los síntomas del SPI pueden variar desde levemente molestos hasta severamente incapacitantes. Es posible que experimente los síntomas solo de vez en cuando, como momentos de mucho estrés, o pueden afectarlo todas las noches. En casos graves de SPI, es posible que experimente síntomas en los brazos y las piernas.

Consejo de autoayuda 1 del SPI: evite los desencadenantes

Evitar los desencadenantes conocidos del SPI es un primer paso inteligente para superar el problema.

Maneja el estrés . Los síntomas del SPI empeoran cuando está ansioso y abrumado. Todo lo que pueda hacer para controlar el estrés le ayudará, incluidas las  técnicas de relajación como la meditación y la respiración profunda.

Reduzca o elimine el alcohol. Se sabe que el alcohol empeora los síntomas de las piernas inquietas, así que tenga cuidado al beber por la noche. El alcohol también interrumpe el sueño, por lo que es más probable que te despiertes en medio de la noche y te molesten los síntomas del SPI.

No haga demasiado ejercicio. Si bien el ejercicio diario moderado puede aliviar significativamente los síntomas del SPI, es importante no exagerar. El ejercicio intenso a veces puede exacerbar los síntomas del SPI, especialmente cerca de la hora de acostarse, así que evite hacer ejercicio hasta el punto en que le duelan o le duelan las articulaciones o los músculos.

Deja de fumar. La nicotina es un estimulante que afecta el flujo sanguíneo a los músculos y puede empeorar las piernas inquietas, por lo que es mejor evitar los cigarrillos, los vaporizadores y los cigarrillos electrónicos .

Experimente con la cafeína. Para algunas personas con SPI, la cafeína es un desencadenante. Sin embargo, investigaciones recientes muestran que en realidad puede beneficiar a otros. Para ver en qué campo se encuentra, intente eliminar el café, el té y los refrescos y controle sus síntomas.

Revisa tu botiquín

Hay muchos medicamentos comunes, tanto recetados como de venta libre, que pueden desencadenar los síntomas del SPI o empeorarlos. Los medicamentos a tener en cuenta incluyen:

  • Pastillas para dormir de venta libre
  • Medicamentos para el resfriado y las alergias que contienen antihistamínicos (como Benadryl, NyQuil y Dimetapp)
  • Medicamentos contra las náuseas (como Antivert, Compazine y Dramamine)
  • Bloqueadores de los canales de calcio (utilizados para la presión arterial alta, migrañas y problemas cardíacos)
  • Antidepresivos (como Prozac, Effexor y Lexapro)
  • Antipsicóticos (utilizados para el trastorno bipolar y la esquizofrenia)

Hágase un examen para detectar deficiencias de hierro y vitaminas

Varias deficiencias de vitaminas y minerales están relacionadas con el síndrome de piernas inquietas.

Planchar. La deficiencia de hierro (anemia) es una causa bien conocida de SPI, así que pídale a su médico que le haga una prueba de anemia. Sin embargo, la suplementación con hierro también puede mejorar los síntomas del SPI en quienes no tienen anemia.

El magnesio . El magnesio puede mejorar el sueño y algunos estudios han demostrado que es beneficioso para las piernas inquietas. Intente experimentar con un suplemento de magnesio (250 a 500 mg) antes de acostarse para ver si sus síntomas mejoran.

La vitamina D . Estudios recientes muestran que los síntomas del SPI son más frecuentes y más graves en personas con deficiencia de vitamina D. Su médico puede evaluar fácilmente sus niveles de vitamina D o simplemente puede hacer un punto para salir más al sol.

Folato (ácido fólico) . La deficiencia de folato se ha relacionado con el SPI, lo que puede explicar por qué las piernas inquietas son tan comunes en las mujeres embarazadas (el folato juega un papel clave en el desarrollo fetal saludable). Cuando el ácido fólico es bajo, la B12 también suele ser baja, por lo que es posible que desee intentar complementar con una vitamina del complejo B.

Consejo 2: haz ejercicio a diario

La actividad diaria, incluido el  ejercicio aeróbico y el entrenamiento de resistencia de la parte inferior del cuerpo , puede reducir significativamente los síntomas del síndrome de piernas inquietas en la mayoría de las personas. Elija actividades que disfrute, especialmente aquellas que enfatizan el uso de las piernas. Trate de hacer ejercicio durante al menos 30 minutos la mayoría de los días, aunque no demasiado cerca de la hora de acostarse.

El ejercicio no necesita ser intenso. Las actividades diarias simples, como caminar, a menudo pueden brindar todos los beneficios que está buscando. De hecho, el ejercicio muy vigoroso, como entrenar para un maratón, a veces puede ser contraproducente y empeorar los síntomas del SPI.

Estiramientos para SPI

Un simple estiramiento puede ayudar a detener los síntomas del síndrome de piernas inquietas en seco. Aquí hay algunas para ayudarlo a comenzar:

Estiramiento de pantorrillas : estira los brazos de modo que las palmas de las manos estén planas contra una pared y los codos casi rectos. Doble ligeramente la rodilla derecha y retroceda la pierna izquierda uno o dos pies, colocando el talón y el pie apoyados en el suelo. Mantenga durante 20 a 30 segundos. Ahora doble la rodilla izquierda mientras mantiene el talón y el pie apoyados en el suelo. Para un estiramiento más profundo, mueva el pie un poco más hacia atrás. Cambia de pierna y repite.

Estiramiento del muslo frontal : parado paralelo a una pared para mantener el equilibrio, agarre y tire de uno de sus tobillos hacia su nalga mientras mantiene la otra pierna recta. Mantenga durante 20 a 30 segundos. Cambia de pierna y repite.

Estiramiento de cadera : coloque el respaldo de una silla contra la pared para apoyarse y párese frente a la silla. Levante el pie izquierdo y apóyelo sobre la silla, con la rodilla doblada. (O intente colocar el pie en una escalera mientras sostiene la barandilla para mantener el equilibrio). Manteniendo la columna lo más neutral posible, presione la pelvis hacia adelante suavemente hasta que sienta un estiramiento en la parte superior del muslo derecho. Tu pelvis avanzará solo un poco. Mantenga durante 20 a 30 segundos. Cambia de pierna y repite.

La cura del yoga para piernas inquietas

Según una investigación publicada en el Journal of Alternative and Complementary Medicine, las mujeres con SPI que  practicaban yoga redujeron sus síntomas y experimentaron menos estrés, un estado de ánimo elevado y mejores hábitos de sueño.

Consejo 3: mejora tu sueño

Los síntomas del síndrome de piernas inquietas pueden dificultar el sueño. Cuando tiene falta de sueño, no solo se siente terrible, sino que es más vulnerable al estrés. El estrés y la fatiga pueden empeorar el SPI, convirtiéndolo en un círculo vicioso, por  lo que es fundamental hacer lo necesario para dormir lo suficiente .

Intente dormir con una almohada entre las piernas. Puede evitar que los nervios de las piernas se compriman y provocar menos síntomas de SPI durante la noche.

Cíñete a un horario de sueño regular. Apoye los ritmos naturales del sueño de su cuerpo acostándose y levantándose a la misma hora todos los días (incluidos los fines de semana).

Optimice su dormitorio para dormir . Asegúrese de que la habitación esté oscura (sin luces de dispositivos electrónicos), silenciosa y fresca.

Relájese con una rutina relajante antes de acostarse . Intente acurrucarse en la cama con un libro, escuchar música relajante o tomar un baño caliente (el calor tiene la ventaja adicional de aliviar las piernas inquietas).

Apague los dispositivos electrónicos 1-2 horas antes de acostarse . La luz azul de las pantallas (televisores, teléfonos, tabletas, computadoras) suprime las hormonas que promueven el sueño y estimula su cerebro.

Lleve un diario de sueño de los síntomas del SPI

Registrar cambios en su dieta, estilo de vida, hábitos de sueño y rutina puede ayudarlo a establecer conexiones útiles entre sus actividades diarias y la calidad de su sueño nocturno.

Aliviar las piernas inquietas en el momento

A veces, a pesar de sus mejores esfuerzos de autoayuda, los síntomas de piernas inquietas se intensifican. Los siguientes consejos le ayudarán a encontrar un alivio rápido:

  1. Levántese y camine. Luchar contra la necesidad de moverse puede empeorar los sentimientos.
  2. Distráete con un juego o una actividad.
  3. Aplique compresas frías o calientes en sus piernas.
  4. Pruebe con estiramientos de pantorrillas, posturas de yoga, flexiones de rodilla o una simple rotación de tobillo o pie.
  5. Relaje sus músculos con un masaje o un baño caliente.
  6. La presión puede ayudar a aliviar la incomodidad del síndrome de piernas inquietas. Intente usar calcetines o medias de compresión o envuelva sus piernas en vendajes (pero no tan apretados que le cortará la circulación).

Evite períodos prolongados de inactividad

Estar sentado durante demasiado tiempo puede empeorar los síntomas del SPI, por lo que debe intentar interrumpir los períodos de estar sentado con movimientos o estiramientos.

  • Busque o cree un entorno de trabajo en el que pueda estar activo. Si trabaja en una oficina, busque un escritorio que le permita estar de pie y escribir, o caminar mientras habla por teléfono.
  • Dígales a sus amigos, familiares y compañeros de trabajo por qué tiene que moverse más que otros. Es probable que intenten adaptarse a usted y quieran ayudarlo a crear un entorno saludable.
  • Programe actividades que puedan requerir largos períodos de estar sentado, como viajes en automóvil, vuelos o esperar citas, por la mañana en lugar de al final del día.
  • Elija un asiento en el pasillo en las películas y en los aviones para que pueda levantarse y moverse.
  • Tómese descansos para estirarse en el trabajo y durante largos viajes en automóvil.

Buscando tratamiento médico para el SPI

Si sufre del síndrome de las piernas inquietas y las estrategias de autoayuda simplemente no lo logran, puede beneficiarse del tratamiento médico.

Diagnóstico del síndrome de piernas inquietas

Ninguna prueba de laboratorio puede confirmar un diagnóstico de síndrome de piernas inquietas. Para diagnosticar el SPI, su médico necesitará:

  • Un historial médico completo
  • Una entrevista de diagnóstico, para descartar otras condiciones médicas.
  • Un análisis de sangre para detectar niveles bajos de hierro.
  • Una lista de medicamentos y suplementos que está tomando
  • Una encuesta para ver si alguien más en su familia tiene síntomas similares

Si una afección médica, como la deficiencia de hierro, la diabetes o el daño a los nervios, desencadenan sus piernas inquietas, tratar el problema subyacente puede aliviar sus síntomas. De lo contrario, puede beneficiarse de medicamentos u otros tratamientos.

Condiciones de salud relacionadas con piernas inquietas

  • La anemia por deficiencia de hierro)
  • El embarazo
  • Diabetes
  • Nefropatía
  • Artritis reumatoide
  • enfermedad de Parkinson
  • Problemas tiroideos
  • Lesiones neurológicas (tumores de la médula espinal, lesiones de nervios periféricos o lesión de la médula espinal)
  • Apnea del sueño o narcolepsia
  • Venas varicosas o problemas con los nervios de las manos o los pies.
  • Alcoholismo

Tratamientos no farmacéuticos

Hay una serie de tratamientos no farmacéuticos que se han mostrado prometedores para tratar el síndrome de piernas inquietas.

Almohadilla vibratoria Relaxis. La almohadilla Relaxis aprobada por la FDA se coloca debajo de las piernas y vibra a diferentes intensidades durante períodos de 30 minutos para proporcionar una contraestimulación a la sensación de piernas inquietas. Si bien no funciona para todos, el dispositivo parece ayudar a algunos pacientes con SPI a dormir mejor sin los efectos secundarios desagradables de los medicamentos. En los EE. UU., El dispositivo se ofrece solo con receta médica y se puede alquilar o comprar.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS).  De quince a 30 minutos de terapia TENS diaria (usando corriente eléctrica de bajo voltaje) parece ayudar a las personas que experimentan muchos espasmos musculares. Puede comprar una unidad TENS portátil de cabecera en línea. Son relativamente económicos y no requieren receta médica.

Manipulación de liberación posicional. Un pequeño ensayo médico en el Reino Unido encontró que una técnica de ejercicio osteopático conocida como manipulación de liberación posicional (PRM) podría beneficiar a las personas con síndrome de piernas inquietas. La PRM implica mantener diferentes partes del cuerpo en una posición que reduce la sensación de malestar y dolor.

Las terapias alternativas como la acupuntura, el masaje, la hipnoterapia y la reflexología también pueden ayudar a aliviar los síntomas del SPI.

Medicamento

Si tiene síntomas graves de SPI que no han mejorado con cambios en el estilo de vida u otros tratamientos, puede beneficiarse de los medicamentos. Sin embargo, ningún medicamento funciona para todas las personas con SPI. De hecho, un medicamento que alivia las piernas inquietas de una persona puede empeorar los síntomas. Además, los medicamentos que se usan para tratar el SPI tienen efectos secundarios graves, por lo que es importante sopesar los beneficios y los riesgos.

Los siguientes tipos de medicamentos se utilizan con mayor frecuencia para tratar el SPI:

  • Medicamentos para el Parkinson que afectan la dopamina
  • Benzodiazepinas (un tipo de medicamento contra la ansiedad )
  • Analgésicos recetados (opiáceos)
  • Medicamentos anticonvulsivos

Muchas personas con síndrome de piernas inquietas encuentran que los medicamentos que funcionan inicialmente se vuelven menos efectivos con el tiempo, por lo que los expertos también recomiendan buscar remedios de autoayuda para tener la mejor oportunidad de aliviar los síntomas de manera efectiva a largo plazo.

 

Verifica también:  Pastillas para dormir y ayudas naturales para dormir