Cómo ayudar a su hijo con autismo a prosperar

Hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a un niño con trastorno del espectro autista (TEA) a superar sus desafíos. Estos consejos, tratamientos y servicios para padres pueden ayudar.

Una guía para padres sobre el tratamiento y el apoyo al autismo

Si recientemente se enteró de que su hijo tiene o podría tener un trastorno del espectro autista, probablemente se esté preguntando y preocupado por lo que vendrá después. Ningún padre está preparado para escuchar que un niño es algo más que feliz y saludable, y un diagnóstico de TEA puede ser particularmente aterrador. Es posible que no esté seguro de cuál es la mejor manera de ayudar a su hijo o que esté confundido por consejos de tratamiento contradictorios. O es posible que le hayan dicho que el TEA es una afección incurable que dura toda la vida y que le preocupa que nada de lo que haga hará una diferencia.

Si bien es cierto que el TEA no es algo de lo que una persona simplemente “crece”, existen muchos tratamientos que pueden ayudar a los niños a adquirir nuevas habilidades y superar una amplia variedad de desafíos del desarrollo. Desde servicios gubernamentales gratuitos hasta terapia conductual en el hogar y programas escolares, hay asistencia disponible para satisfacer las necesidades especiales de su hijo y ayudarlo a aprender, crecer y prosperar en la vida.

Cuando cuida a un niño con TEA, también es importante que se cuide a sí mismo. Ser emocionalmente fuerte le permite ser el mejor padre que puede ser para su hijo necesitado. Estos consejos para padres pueden ayudar a hacer la vida más fácil con un niño autista.

No espere un diagnóstico

Como padre de un niño con TEA o retrasos en el desarrollo relacionados, lo mejor que puede hacer es comenzar el tratamiento de inmediato. Busque ayuda tan pronto como sospeche que algo anda mal. No espere a ver si su hijo se pondrá al día más tarde o superará el problema. Ni siquiera espere un diagnóstico oficial. Cuanto antes reciban ayuda los niños con trastorno del espectro autista , mayores serán sus posibilidades de éxito del tratamiento. La intervención temprana es la forma más eficaz de acelerar el desarrollo de su hijo y reducir los síntomas del autismo a lo largo de la vida.

Cuando su hijo tiene autismo

Aprenda sobre el autismo. Cuanto más sepa sobre el trastorno del espectro autista, mejor preparado estará para tomar decisiones informadas por su hijo. Infórmese sobre las opciones de tratamiento, haga preguntas y participe en todas las decisiones de tratamiento.

Conviértete en un experto en tu hijo. Averigüe qué desencadena los comportamientos desafiantes o disruptivos de su hijo y qué provoca una respuesta positiva. ¿Qué encuentra su hijo estresante o aterrador? ¿Calmante? ¿Incómodo? ¿Agradable? Si comprende lo que afecta a su hijo, será mejor para solucionar problemas y prevenir o modificar situaciones que causan dificultades.

Acepte a su hijo, peculiaridades y todo. En lugar de enfocarse en cómo su hijo autista es diferente de otros niños y lo que él o ella “falta”, practique la aceptación. Disfrute de las peculiaridades especiales de su hijo, celebre los pequeños éxitos y deje de compararlo con los demás. Sentirse amado y aceptado incondicionalmente ayudará a su hijo más que cualquier otra cosa.

No te rindas. Es imposible predecir el curso del trastorno del espectro autista. No saque conclusiones precipitadas sobre cómo será la vida de su hijo. Como todos los demás, las personas con autismo tienen toda una vida para crecer y desarrollar sus habilidades.

Cómo ayudar a su hijo con autismo a prosperar Consejo 1: proporcione estructura y seguridad

Aprender todo lo que pueda sobre el autismo y participar en el tratamiento contribuirá en gran medida a ayudar a su hijo. Además, los siguientes consejos facilitarán la vida diaria en el hogar tanto para usted como para su hijo con TEA:

Se consistente. Los niños con TEA tienen dificultades para aplicar lo que han aprendido en un entorno (como el consultorio del terapeuta o la escuela) en otros, incluido el hogar. Por ejemplo, su hijo puede usar el lenguaje de señas en la escuela para comunicarse, pero nunca piense en hacerlo en casa. Crear coherencia en el entorno de su hijo es la mejor manera de reforzar el aprendizaje. Descubra lo que están haciendo los terapeutas de su hijo y continúe con sus técnicas en casa. Explore la posibilidad de que la terapia tenga lugar en más de un lugar para alentar a su hijo a transferir lo que ha aprendido de un entorno a otro. También es importante ser constante en la forma en que interactúa con su hijo y lidiar con los comportamientos desafiantes.

Cíñete a un horario. Los niños con TEA tienden a tener mejores resultados cuando tienen un horario o una rutina muy estructurados. Nuevamente, esto vuelve a la consistencia que ambos necesitan y anhelan. Establezca un horario para su hijo, con horarios regulares para las comidas, la terapia, la escuela y la hora de dormir. Trate de mantener al mínimo las interrupciones de esta rutina. Si hay un cambio de horario inevitable, prepare a su hijo para ello con anticipación.

Premie el buen comportamiento. El refuerzo positivo puede ser de gran ayuda para los niños con TEA, así que esfuércese por “sorprenderlos haciendo algo bueno”. Felicítelos cuando actúen de manera apropiada o aprendan una nueva habilidad, siendo muy específico sobre el comportamiento por el que son elogiados. También busque otras formas de recompensarlos por su buen comportamiento, como darles una calcomanía o dejar que jueguen con su juguete favorito.

Crea una zona de seguridad en el hogar. Cree un espacio privado en su hogar donde su hijo pueda relajarse, sentirse seguro y estar seguro. Esto implicará organizar y establecer límites de manera que su hijo pueda entender. Las señales visuales pueden ser útiles (cinta de colores que marcan las áreas que están fuera de los límites, etiquetan los elementos de la casa con imágenes). También es posible que deba proteger la casa de manera segura, especialmente si su hijo es propenso a rabietas u otros comportamientos autolesivos.

Consejo 2: encuentre formas no verbales de conectarse

Conectarse con un niño con TEA puede ser un desafío, pero no es necesario hablar, ni siquiera tocar, para comunicarse y vincularse. Te comunicas por la forma en que miras a tu hijo, por el tono de tu voz, tu lenguaje corporal y posiblemente por la forma en que tocas a tu hijo. Su hijo también se está comunicando con usted, incluso si nunca habla. Solo necesitas aprender el idioma.

Busque señales no verbales. Si es observador y consciente, puede aprender a captar las señales no verbales que los niños con TEA usan para comunicarse. Preste atención a los tipos de sonidos que hacen, sus expresiones faciales y los gestos que usan cuando están cansados, tienen hambre o quieren algo.

Descubra la motivación detrás de la rabieta . Es natural sentirse molesto cuando lo malinterpretan o lo ignoran, y no es diferente para los niños con TEA. Cuando los niños con TEA se portan mal, a menudo es porque no captas sus señales no verbales. Hacer una rabieta es su forma de comunicar su frustración y llamar su atención.

Dedique tiempo a divertirse. Un niño que se enfrenta a un TEA todavía es un niño. Tanto para los niños con TEA como para sus padres, en la vida debe haber algo más que terapia. Programe el tiempo de juego cuando su hijo esté más alerta y despierto. Encuentre formas de divertirse juntos pensando en las cosas que hacen que su hijo sonríe, se ría y salga de su caparazón. Es probable que su hijo disfrute más de estas actividades si no parecen terapéuticas o educativas. Hay tremendos beneficios que resultan de su disfrute de la compañía de su hijo y del placer de su hijo de pasar tiempo sin presión con usted. El juego es una parte esencial del aprendizaje de todos los niños y no debería sentirse como un trabajo.

Preste atención a las sensibilidades sensoriales de su hijo. Muchos niños con TEA son hipersensibles a la luz, el sonido, el tacto, el gusto y el olfato. Algunos niños con autismo son “poco sensibles” a los estímulos sensoriales. Averigüe qué imágenes, sonidos, olores, movimientos y sensaciones táctiles desencadenan los comportamientos “malos” o perturbadores de su hijo y qué provoca una respuesta positiva. ¿Qué encuentra estresante su hijo? ¿Calmante? ¿Incómodo? ¿Agradable? Si comprende lo que afecta a su hijo, será mejor para solucionar problemas, prevenir situaciones que causan dificultades y crear experiencias exitosas.

Consejo 3: cree un plan de tratamiento personalizado para el autismo

Con tantos tratamientos diferentes disponibles, puede ser difícil determinar cuál es el método adecuado para su hijo. Para complicar las cosas, es posible que escuche recomendaciones diferentes o incluso contradictorias de padres, maestros y médicos. Cuando elabore un plan de tratamiento para su hijo, tenga en cuenta que no existe un tratamiento único que funcione para todos. Cada persona en el espectro del autismo es única, con diferentes fortalezas y debilidades.

Un buen plan de tratamiento:

  • Aproveche los intereses de su hijo
  • Ofrezca un horario predecible
  • Enseñe tareas como una serie de pasos simples
  • Involucre activamente la atención de su hijo en actividades altamente estructuradas
  • Proporcionar un refuerzo regular de la conducta.
  • Involucrar a los padres

Fuente: Instituto Nacional de Salud Mental

El tratamiento de su hijo debe adaptarse a sus necesidades individuales. Usted es quien mejor conoce a su hijo, por lo que depende de usted asegurarse de que se satisfagan esas necesidades. Puede hacerlo haciéndose las siguientes preguntas:

¿Cuáles son las fortalezas de mi hijo y sus debilidades?

¿Qué comportamientos están causando más problemas? ¿Qué habilidades importantes le faltan a mi hijo?

¿Cómo aprende mejor mi hijo : viendo, escuchando o haciendo?

¿Qué disfruta mi hijo y cómo se pueden utilizar esas actividades en el tratamiento y para reforzar el aprendizaje?

Finalmente, tenga en cuenta que no importa qué plan de tratamiento se elija, su participación es vital para el éxito. Puede ayudar a su hijo a aprovechar al máximo el tratamiento trabajando de la mano con el equipo de tratamiento y siguiendo la terapia en casa. (¡Por eso su bienestar es esencial!)

Elegir tratamientos para el autismo

Cuando se trata del tratamiento del autismo, existe una variedad vertiginosa de terapias y enfoques. Algunas terapias para el autismo se centran en reducir los comportamientos problemáticos y desarrollar la comunicación y las habilidades sociales, mientras que otras tratan los problemas de integración sensorial, las habilidades motoras, los problemas emocionales y las sensibilidades alimentarias.

Con tantas opciones, es extremadamente importante hacer su investigación, hablar con expertos en tratamiento del autismo y hacer preguntas. Pero tenga en cuenta que no tiene que elegir solo un tipo de terapia. El objetivo del tratamiento del autismo debe ser tratar la variedad única de síntomas y necesidades de su hijo. Esto a menudo requiere un enfoque de tratamiento combinado que incorpore varios tipos diferentes de terapia.

Los tratamientos comunes para el autismo incluyen terapia conductual, terapia del habla y del lenguaje, terapia basada en juegos, fisioterapia, terapia ocupacional y terapia nutricional. Pero tenga en cuenta que la rutina es importante y el programa debe diseñarse de manera que pueda sostenerse. Debería pensar qué habilidades y comportamientos son más esenciales y tratarlos primero. Puede que no sea posible abordar todo a la vez.

Consejo 4: busque ayuda y apoyo

Cuidar a un niño con TEA puede demandar mucha energía y tiempo. Puede haber días en los que se sienta abrumado, estresado o desanimado. La crianza de los hijos no es nunca fácil y criar a un niño con necesidades especiales es aún más desafiante. Para ser el mejor padre posible, es fundamental que se cuide.

No intente hacer todo por su cuenta. ¡No tienes que hacerlo! Hay muchos lugares a los que las familias de niños con TEA pueden acudir en busca de consejo, ayuda, defensa y apoyo:

Grupos de apoyo de ADS : unirse a un grupo de apoyo de ASD es una excelente manera de conocer a otras familias que enfrentan los mismos desafíos que usted. Los padres pueden compartir información, recibir consejos y apoyarse mutuamente para obtener apoyo emocional. El solo hecho de estar con otros en el mismo barco y compartir su experiencia puede contribuir en gran medida a reducir el aislamiento que sienten muchos padres después de recibir el diagnóstico de un niño.

Cuidado de relevo : todos los padres necesitan un descanso de vez en cuando. Y para los padres que enfrentan el estrés adicional del TEA, esto es especialmente cierto. En el cuidado de relevo, otro cuidador se hace cargo temporalmente, dándole un descanso por algunas horas, días o incluso semanas.

Asesoramiento individual, matrimonial o familiar : si el estrés, la ansiedad o la depresión lo están afectando, es posible que desee ver a un terapeuta por su cuenta. La terapia es un lugar seguro donde puede hablar honestamente sobre todo lo que siente: lo bueno, lo malo y lo feo. La terapia matrimonial o familiar también puede ayudarlo a resolver los problemas que los desafíos de la vida con un niño autista están causando en su relación conyugal o con otros miembros de la familia.

Servicios gratuitos del gobierno de EE. UU. Para niños con autismo

Según la ley federal de los EE. UU. Conocida como Ley de Educación para Personas con Discapacidades (IDEA), los niños con discapacidades, incluidos los que tienen TEA, son elegibles para una variedad de servicios gratuitos o de bajo costo. Según esta disposición, los niños necesitados y sus familias pueden recibir evaluaciones médicas, servicios psicológicos, terapia del habla, fisioterapia, asesoramiento y capacitación para padres, dispositivos de tecnología asistida y otros servicios especializados.

Los niños menores de 10 años no necesitan un diagnóstico de autismo para recibir servicios gratuitos bajo IDEA. Si están experimentando un retraso en el desarrollo (incluidos retrasos en la comunicación o el desarrollo social), automáticamente son elegibles para servicios de intervención temprana y educación especial.

Servicios de intervención temprana (desde el nacimiento hasta los dos años)

Los bebés y niños pequeños hasta los dos años reciben asistencia a través del programa de intervención temprana. Para calificar, su hijo primero debe someterse a una evaluación gratuita. Si la evaluación revela un problema de desarrollo, trabajará con los proveedores de tratamiento de intervención temprana para desarrollar un Plan de Servicio Familiar Individualizado (IFSP). Un IFSP describe las necesidades de su hijo y los servicios específicos que recibirá.

Para el autismo, un IFSP incluiría una variedad de terapias de comportamiento, físicas, del habla y de juego. Se centraría en preparar a los niños con TEA para la eventual transición a la escuela. Los servicios de intervención temprana generalmente se llevan a cabo en el hogar o en un centro de cuidado infantil.

Para ubicar los servicios locales de intervención temprana para su hijo, pídale a su pediatra una remisión o use los recursos que se enumeran en la sección de Recursos al final del artículo.

Servicios de educación especial (a partir de los tres años)

Los niños mayores de tres años reciben asistencia a través de programas escolares. Al igual que con la intervención temprana, los servicios de educación especial se adaptan a las necesidades individuales de su hijo. Los niños con TEA a menudo se colocan con otros niños con retraso en el desarrollo en grupos pequeños donde pueden recibir más atención individual e instrucción especializada. Sin embargo, dependiendo de sus habilidades, también pueden pasar al menos parte de la jornada escolar en un aula regular. El objetivo es colocar a los niños en el “ambiente menos restrictivo” posible donde aún puedan aprender.

Si desea obtener servicios de educación especial, su sistema escolar local primero deberá evaluar a su hijo. Sobre la base de esta evaluación, se redactará un plan de educación individualizado (IEP). Un IEP describe las metas educativas para su hijo durante el año escolar. Además, describe los servicios o apoyos especiales que la escuela proporcionará a su hijo para alcanzar esas metas.

Conozca los derechos de su hijo

Como padre de un niño con TEA, tiene el derecho legal a:

  • Participe en el desarrollo del IEP de su hijo de principio a fin
  • No estoy de acuerdo con las recomendaciones del sistema escolar
  • Busque una evaluación externa para su hijo
  • Invite a cualquier persona que desee, desde un familiar hasta el médico de su hijo, para que forme parte del equipo del IEP
  • Solicite una reunión del IEP en cualquier momento si cree que no se están satisfaciendo las necesidades de su hijo
  • Representación legal gratuita o de bajo costo si no puede llegar a un acuerdo con la escuela

 

Verifica también:  Trastorno reactivo del apego (RAD) y otros problemas del apego