¿Por qué mi dolor empeora por la noche?

Todos hemos estado allí en algún momento. Ya sea que esté sufriendo una afección crónica o recuperándose de una enfermedad o lesión, su dolor parece empeorar por la noche. Hoy en día, los investigadores han apodado esta condición “dolor de cabeza”. De hecho, es común en personas con afecciones de dolor crónico , como fibromialgia, artritis y otras afecciones de salud crónicas . 

En algunos casos, este aumento del dolor puede causar molestias adicionales, mientras que en otros, los pacientes no pueden quedarse dormidos debido al dolor. Nos sumergiremos en lo que empeora el dolor por la noche y en algunos de los pasos que puede seguir para dormir mejor. 

1) Estás menos distraído por la noche

Nuestras mentes juegan un papel muy importante en nuestra percepción del dolor. Durante el día, las personas suelen consumir actividades cotidianas como el trabajo, la escuela y los pasatiempos. Por la noche, cuando se eliminan estas distracciones y usted está acostado en la oscuridad, es fácil concentrarse únicamente en los síntomas de dolor que puede estar experimentando. 

Este dolor agudo puede pasar al frente de sus pensamientos, no solo haciendo que sea difícil ignorarlo, sino también causando tensiones adicionales que le impiden dormir. Esto crea un círculo vicioso de estrés, dolor e insomnio que puede empeorar aún más su condición crónica. 

2) Factores externos crean dolor adicional 

Sin embargo, el dolor que experimenta no está solo en su mente. Factores adicionales en la noche pueden exacerbar la incomodidad que pueda estar sintiendo. Por ejemplo, la investigación ha demostrado el efecto que las temperaturas frías pueden tener sobre la artritis y el dolor articular . Los mismos receptores neuronales que responden a los cambios de temperatura también provocan dolor. Por lo tanto, es natural que su cuerpo interprete estas sensaciones como dolor adicional. 

Además, otras cosas en la atmósfera como los perfumes, el polvo y el polen pueden empeorar las condiciones respiratorias y los problemas para dormir, como la apnea del sueño . Del mismo modo, mientras descansa, su respiración se vuelve más lenta, lo que aumenta la cantidad de dióxido de carbono en el torrente sanguíneo. Este aumento en los niveles de CO2 dilata los vasos sanguíneos, haciendo que las terminaciones nerviosas sean más sensibles. 

3) presión corporal 

A medida que te mueves durante el día, tu cuerpo circula fluidos. Por la noche, dado que tiene menos movilidad, los revestimientos de las articulaciones pueden congestionarse con exceso de líquido, causando hinchazón y dolor adicional. Este dolor a veces es lo suficientemente fuerte como para despertar a las personas que sufren problemas en las articulaciones. Combinado con altos niveles de estrés, la respuesta de su sistema inmunológico puede agravar aún más los síntomas. 

En última instancia, es probable que sea una combinación de estos tres factores que empeoran su dolor por la noche. 

¿Cómo se puede reducir el dolor por la noche? 

Naturalmente, debe atenerse a cualquier estrategia de tratamiento que le haya recetado su médico. Sin embargo, hay algunos pasos específicos que puede tomar para reducir el dolor y dormir mejor por la noche, especialmente si padece un trastorno del sueño: 

1) Practica la higiene del sueño 

Ya sea que tenga o no dolor crónico, los hábitos de sueño saludables son la clave para una buena noche de descanso. Trate de acostarse y despertarse a la misma hora cada noche y cada mañana. Además, apague todos los dispositivos electrónicos al menos 30 minutos antes de acostarse. 

No coma ni haga ejercicio 1-2 horas antes de dormir. Finalmente, mantenga su habitación cómoda y oscura y minimice los factores ambientales que pueden interrumpir su sueño. Incluso puede ir un paso más allá creando una rutina de sueño antes de acostarse. Esto puede incluir poner música relajante, leer un libro y crear un ritmo que le indique a su cuerpo que es hora de dormir. 

2) El ejercicio es esencial 

El ejercicio es clave para una buena noche de sueño . Dependiendo de su condición, es posible que su movilidad sea limitada, así que analice qué tipos de ejercicio es seguro que pueda hacer. Pero trate de hacer al menos un nivel moderado de ejercicio cada día para prevenir el insomnio y mejorar el sueño. También tendrá un impulso de endorfinas, lo que ayudará a reducir su dolor general. 

3) Utilice técnicas mentales como la meditación y la respiración profunda

Dado que la percepción del dolor es mucho mayor durante la noche, ayuda a desarrollar técnicas como la meditación o la respiración profunda para ayudar a disminuir la percepción del dolor. Estas técnicas lo distraerán del dolor y lo relajarán lo suficiente como para ayudarlo a conciliar el sueño. Puede ser tan simple como el viejo clásico de “contar ovejas”. O bien, puede intentar imaginar lugares tranquilos y relajantes en su mente. 

4) Terapia fría y caliente 

Puede combatir los efectos de la temperatura en su cuerpo tomando un baño tibio antes de acostarse, usando una almohadilla térmica o hielo en áreas hinchadas. Esto también puede ser parte de su rutina de sueño para ayudarlo a relajarse. 

5) Busque remedios herbales y naturales 

Existe una amplia variedad de remedios herbales que pueden ayudarlo a dormir mejor. Obtenga los permisos de su médico y vea si cosas como la melatonina o los tés de hierbas son adecuados para usted. También puede usar aerosoles de lavanda y velas de aromaterapia, que ayudan a promover la relajación y la tranquilidad. 

6) Revise las opciones de medicación con su médico 

Si el “dolor de cabeza” ha comenzado a afectar seriamente su capacidad de dormir y funcionar en la vida diaria, hable con su médico acerca de sus síntomas. Es útil llevar un diario para ayudar a rastrear la gravedad de sus síntomas y cuánto ha estado durmiendo cada noche. Esto ayudará a su médico a encontrar los medicamentos y la estrategia de control del dolor adecuados para usted. 

Superar el dolor que es peor en la noche

No hay nada peor que problemas para dormir. La falta de sueño evita que nuestros cuerpos obtengan el descanso esencial que necesitan para ayudarnos a recuperar y controlar nuestras afecciones crónicas. A menudo, la percepción del dolor empeora debido a la disminución de las distracciones en la noche. Además, los factores ambientales y de otro tipo también juegan un papel importante en la forma en que experimentamos el dolor. 

Sin embargo, puedes dormir bien por la noche. Comience practicando buenas técnicas de higiene del sueño combinadas con ejercicio y actividades estimulantes. Mantenga un registro de sus patrones de sueño en un diario. Esto ayudará a su médico a comprender mejor su condición crónica y sus hábitos de sueño para que puedan trabajar con usted para encontrar las estrategias y los medicamentos correctos que necesita para obtener el descanso que se merece. 

 

Verifica también:  La guía definitiva para la infección por hongos en los senos (causas, síntomas y tratamientos cubiertos)