Embarazo e hipertensión: 7 razones por las que necesita tener mucho cuidado

La presión arterial alta puede ocurrir durante el embarazo por algunas razones. No siempre es un motivo de preocupación inmediata, pero tendrá que tomar medidas para reducirlo. La hipertensión puede ser peligrosa tanto para usted como para su bebé. Su médico vigilará su presión arterial para asegurarse de que permanezca en un rango normal y saludable.

La hipertensión se diagnostica cuando su presión arterial es de 140/90 mmHg o más. Debe permanecer en ese nivel con cuatro horas de diferencia para ser considerado anormal y preocupante. Existen múltiples razones para que la presión arterial esté temporalmente alta, por lo que se tomarán dos medidas durante un período de cuatro horas para determinar si se trata de un problema importante.

Es esencial tomar medidas para cuidar de sí mismo, de su bebé y de su cuerpo. Usted quiere bajar su presión arterial lo más posible. Sin embargo, hay casos en los que esto no es posible, y debe tomar medidas para evitar que aumente más. Aquí hay siete razones por las que deberá tener mucho cuidado si tiene hipertensión durante el embarazo.

Puede disminuir el flujo de sangre a su placenta

La placenta es uno de los componentes más importantes del embarazo. Es la parte que entrega oxígeno y nutrientes a su bebé. Si la placenta no tiene sangre, su bebé no obtendrá la cantidad de oxígeno o nutrientes que necesita. Esto no solo pone en riesgo la vida del bebé, sino que puede causar problemas para el crecimiento.

La falta de flujo sanguíneo puede llevar a un crecimiento lento. Su bebé puede ser mucho más pequeño de lo que debería con partes del cuerpo poco desarrolladas. El nacimiento prematuro también es problemático, ya que su cuerpo puede decidir expulsar al bebé para salvarlo. Cuando los bebés nacen antes de las 37 semanas, se clasifican como prematuros. Esto puede llevar a problemas respiratorios deficientes y aumentar el riesgo de infección después del nacimiento, entre otras complicaciones.

Los bebés prematuros tienen una menor probabilidad de supervivencia que los bebés nacidos a término. Los pulmones no pueden absorber tanto aire, pueden sufrir de sepsis y pueden tener problemas para controlar la temperatura.

Incluso si su bebé no nace prematuramente, la falta de oxígeno y nutrientes puede llevar a algunas discapacidades congénitas. El sistema nervioso puede no ser capaz de desarrollarse adecuadamente. Todos los órganos pueden sufrir, y puede que no haya suficiente grasa desarrollada en los huesos. Esto puede llevar a problemas de salud fuera del útero y a un alto riesgo de infección o muerte prematura.

Tienes un riesgo mayor de desprendimiento de placenta

La abrupción placentaria es cuando la placenta se aleja de la pared uterina. Puede provocar un sangrado abundante y la muerte tanto de usted como de su bebé.

La presión arterial alta puede ser un signo de preeclampsia. Su médico observará los niveles de proteína en su orina, la hinchazón de las manos, las piernas y la cara, y los niveles de presión arterial para ver si está en riesgo de esto. No hay cura para esto, y puede llevar a desprendimientos de la placenta tanto antes como durante el parto. Si su bebé es lo suficientemente maduro, la mayoría de los médicos elegirán para inducirlo a asegurarse de que tanto usted como su bebé sobrevivan. También puede tener una cesárea para ayudar a prevenir la presión que hace que la placenta se aleje del revestimiento uterino.

Habrá un dolor si sufres un desprendimiento y mucha sangre. Es esencial que llegue al hospital lo antes posible para ayudar a detener el sangrado.

Algunas mujeres son más susceptibles a los desprendimientos de la placenta que otras. Si ha sufrido uno en un embarazo anterior, hay muchas posibilidades de que sufra de nuevo. Su médico puede hablar sobre una cesárea electiva un poco antes de su fecha de vencimiento para garantizar la salud de usted y su bebé.

Causar lesiones a sus órganos

No es solo su bebé el que sufre cuando hay hipertensión en el embarazo. Tus órganos pueden sufrir y enfrentar lesiones. La hipertensión afecta el flujo de sangre a su propio cuerpo. Puede evitar que la sangre oxigenada llegue a cada uno de los órganos de su cuerpo, por lo que no obtienen todos los nutrientes que necesitan.

Esto puede ser un problema que amenaza la vida. Sus órganos pueden comenzar a cerrarse uno por uno. Al principio, es posible que se lo coloque en las listas de trasplantes, pero no hay garantía de que haya un trasplante disponible para usted. Si bien hay diálisis disponible, esto prolonga la vida pero no repara los órganos.

Es importante tomar medidas para reducir la presión arterial durante el embarazo. Muchos médicos le recomendarán que permanezca en cama todo el tiempo y hará muy poco para causar estrés. No notará el daño a sus órganos a medida que sucede, por lo que la hipertensión se considera un “asesino silencioso”. Es cuando comienza a experimentar los graves problemas que notará el problema.

Uno de los mayores problemas con lesiones de órganos es la enfermedad cardiovascular. Sus vasos sanguíneos y su corazón se debilitan, y corre el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular en el futuro.

Puede progresar a algo más serio

Es posible que le hayan dicho que tiene hipertensión gestacional en este momento. Puede que esto no suene tan serio, pero puede convertirse en algo que ponga en peligro la vida de usted y su bebé.

La hipertensión gestacional es la presión arterial alta que se produce durante el embarazo. A menudo es debido al embarazo que su presión arterial ha aumentado. La mayoría de las veces, la presión arterial disminuye después de dar a luz. La sangre lucha por fluir adecuadamente cuando está embarazada, y tiene mucho más. Algunas mujeres también experimentan hinchazón debido a su hipertensión.

La hipertensión gestacional puede ocurrir en cualquier momento del embarazo, pero es más común después de las 20 semanas. Si lo obtiene después de 30 semanas, es menos probable que su médico esté extremadamente preocupado. La mayor preocupación será la entrega temprana, que se puede prevenir con reposo y cuidado. Sí, esto es peligroso, pero los avances médicos significan que hay formas de ayudar a su bebé.

Si lo recibe antes de las 30 semanas, es posible que necesite pruebas adicionales de presión arterial y de orina. Antes de las 30 semanas, tiene un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia, lo cual es extremadamente peligroso para usted y su bebé. Esto puede significar el desarrollo temprano inesperado de su bebé, mucho antes de lo que quisieran los médicos.

Aquellos que tienen hipertensión antes de las 20 semanas serán diagnosticados con hipertensión crónica. Esto se ve a menudo en mujeres con presión arterial alta antes del embarazo o con otras afecciones médicas. En la mayoría de los casos, se le administrarán medicamentos para ayudar a mantener su presión arterial baja, debido a todos los riesgos involucrados.

Puedes dar a luz temprano

La hipertensión gestacional corre el riesgo de un parto prematuro. Esta es una de las mayores preocupaciones para los médicos, especialmente si se vuelve hipertenso después de la semana 30 de embarazo. Es menos probable que ocurran otros problemas de salud, y la presión arterial alta es la razón del parto inducido.

Hay algunos riesgos con el parto prematuro. Algunos de ellos incluyen bajo peso al nacer, órganos poco desarrollados, falta de regulación de la grasa y la temperatura, y un mayor riesgo de infección. Los bebés nacidos entre las semanas 23 y 37 de embarazo se consideran prematuros, mientras que los bebés nacidos a partir de la semana 37 se consideran de término completo (pero un poco antes de la semana 40).

Los médicos harán todo lo posible para ayudar a la supervivencia del bebé. Los avances médicos significan que hay un mayor riesgo de supervivencia en comparación con décadas anteriores, pero en algunos casos la supervivencia es aún mínima. Una bebé nacida a las 23 semanas de embarazo puede tener una tasa de supervivencia de solo el 13 por ciento, razón por la cual los médicos intentan prevenir la aparición temprana del parto tanto como sea posible.

Necesita mantener su presión arterial baja para evitar el parto prematuro. Los médicos intentarán detener las contracciones y mantener al bebé adentro, pero no siempre es posible.

Mayor riesgo de síndrome de HELLP

Las madres con hipertensión deben tener cuidado para evitar el desarrollo de preeclampsia. Esto puede llevar a una afección conocida como síndrome HELLP, que significa hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas. La condición es potencialmente mortal para el bebé y la madre. Puede experimentar dolores de cabeza, dolor abdominal y vómitos debido a la afección.

Hay riesgos para los órganos debido a la condición. El hígado no puede deshacerse de tantas toxinas del cuerpo y la sangre no fluye correctamente. A su cuerpo le resultará más difícil combatir las infecciones, y usted corre un mayor riesgo de desarrollar sepsis y otras enfermedades infecciosas.

Si tiene el síndrome de HELLP, su médico ordenará atención médica inmediata. Deberá bajar su presión arterial al instante, y hay veces en que se ordenan partos prematuros de cesáreas, ya que es la única forma de salvar la vida de la madre y, con suerte, del bebé.

Cuando los médicos estén preocupados por esto, sugerirán algunos remedios para ayudar a bajar su presión arterial. Los médicos buscarán primero signos de preeclampsia, ya que esto suele ocurrir antes del síndrome de HELLP. También tendrá exámenes regulares para asegurarse de que no haya cambios repentinos y otros problemas de salud.

Su bebé no puede crecer adecuadamente

La hipertensión en el embarazo puede llevar a un crecimiento deficiente en su bebé. Esto está relacionado con la falta de nutrientes y oxígeno que obtiene la placenta. La placenta ofrece todo lo que puede, y el sistema del bebé se ralentiza para garantizar la supervivencia lo más posible.

En algunos casos, esto puede significar discapacidades físicas y mentales. No es solo el tamaño de su bebé lo que no se desarrolla, sino el crecimiento de los órganos, las extremidades y otras partes del cuerpo. Su bebé puede sufrir varios problemas de salud en el futuro, ya que los órganos no han crecido completamente y el sistema inmunológico no puede desarrollarse adecuadamente.

El tamaño pequeño también es un riesgo. Cuando los bebés son pequeños, naturalmente tendrán órganos más pequeños. También les resulta más difícil regular su temperatura y pueden ser más frágiles.

Los bebés que nacen pequeños pueden parecer tener cabezas más grandes en comparación con el resto de sus cuerpos. También pueden parecer extremadamente delgados, ya que sus cuerpos no han desarrollado suficientes grasas. Si la hipertensión ha causado un crecimiento deficiente, el cuerpo físico puede haber crecido pero el bebé puede estar débil. Esto puede conducir a un mayor riesgo de infección y muerte. Los bebés más pequeños también tienden a encontrar más difícil comer y aumentar de peso más adelante en la vida, lo que puede poner en riesgo sus vidas en el futuro.

Tomando medidas para controlar su hipertensión

Lo mejor que puedes hacer es controlar tu hipertensión. Debe hacer todo lo posible para disminuir su presión arterial mientras está embarazada (y luego mantenerla baja). Si bien es posible que no llegue a sus niveles antes del embarazo hasta después del nacimiento, es posible mantener su presión arterial más baja y alejada de algunas de las zonas de peligro.

El reposo en cama es el método más comúnmente prescrito para reducir la presión arterial. Los médicos quieren que primero tome remedios naturales si su presión arterial no es demasiado alta, y el reposo en cama es tan natural como viene. Al permanecer en la cama, reduce la cantidad de caminata y el ejercicio que hace. Es más fácil reducir sus niveles de estrés, lo que ayudará a mantener sus niveles de presión arterial bajos naturalmente.

Un cambio en la dieta también puede ayudar. Reduzca su consumo de grasas (incluso sus grasas saludables) y reduzca el consumo de azúcares refinados. Opte por más fibra y proteínas para ayudarlo a sentirse más lleno y agregar más nutrientes a su dieta. Un montón de líquidos también es importante.

Algunos embarazos de yoga pueden ser beneficiosos, pero dependerán de la gravedad de su hipertensión. Si su médico ha ordenado reposo en cama, esto a menudo significa que no hay formas de ejercicio. Sin embargo, es posible que desee considerar la meditación en la cama para ayudar a reducir aún más sus niveles de estrés.

Su médico puede prescribir medicamentos. En algunos casos, la aspirina infantil se recomienda a diario. Solo necesita un poco para ayudar a diluir la sangre y facilitar el flujo. No tome ninguna aspirina sin que su médico se lo indique, ya que puede ser peligroso para su bebé.

Poner su presión arterial bajo control es esencial durante el embarazo. Tome medidas para controlarlo, de modo que pueda evitar las múltiples complicaciones para usted y su bebé. La hipertensión gestacional puede ser común en etapas posteriores, pero eso no lo hace seguro o normal.

Verifica también:  Entendiendo los alimentos rojos para una mejor nutrición
  • Leave Comments