La guía todo en uno para el manejo del dolor

Manejar el dolor no siempre es fácil. Afecta la salud mental. A medida que el cuerpo trata de lidiar con la sensación de dolor, se liberan hormonas del estrés. La incapacidad para liberar las hormonas felices se reduce, por lo que hay un completo desequilibrio dentro del cuerpo. Esto puede hacer que el manejo del dolor sea aún más difícil. El sistema inmunológico reacciona y el cuerpo se inflama, lo que ejerce más presión sobre los nervios y empeora el dolor.

Si bien muchas personas sugerirán usar algunos analgésicos que no siempre son algo que quieres hacer. Hay una variedad de razones por las que querrás evitar los medicamentos. Algunos no son adecuados durante el embarazo, con sus otros medicamentos, o simplemente no quiere que algo humano ingrese a su cuerpo. ¿Cómo sabes que funcionan los analgésicos?

Por lo tanto, es hora de ver todas sus opciones para el manejo del dolor. Ya sea una migraña única o un dolor crónico a diario, hay pasos que puede tomar. Esta guía todo en uno para el manejo del dolor ayudará.

Comprender el tipo de dolor

Antes de comenzar, necesita saber más sobre el tipo de dolor con el que está sufriendo. No se trata solo de dónde está, sino de por qué podría estar sucediendo.

Por ejemplo, un dolor de cabeza, debido a que está deshidratado, será mucho más fácil de manejar que el dolor crónico debido a partes inflamadas del cuerpo y nervios dañados. El dolor crónico es mucho más difícil de controlar y controlar, ya sea a través de las necesidades naturales y farmacéuticas, en comparación con los tipos únicos de dolor.

Por lo general, el dolor es un síntoma o una señal para que su cuerpo disminuya la velocidad. La mayoría de las veces, tu cuerpo te dirá que hay dolor porque quiere que dejes de hacer lo que sea que estés haciendo. Alternativamente, podría estar en dolor debido a algo que ha sucedido. El dolor porque está estirando un músculo demasiado es una señal de que necesita dejar de estirar el músculo, mientras que el dolor, después de haberse roto la pierna, es un síntoma de esa ruptura.

El dolor crónico es ligeramente diferente. A veces no hay rima o razón para ello. Su sistema inmunológico ha reaccionado cuando no debería, causando que el cuerpo se inflame en algunos lugares. La respuesta inflamatoria natural causa presión en los nervios y aumenta las hormonas del estrés en el cuerpo. Su cuerpo no sabe qué hacer para ayudar a contrarrestar el motivo del dolor.

El tipo de dolor que tenga afectará la forma en que su médico lo trata. Lo último que su médico desea es que se vuelva adicto a los medicamentos para el dolor o que dependa de ellos para reducir la cantidad de dolor que tiene.

En los casos más graves, los analgésicos se utilizarán para el cuidado de final de vida.

Métodos naturales de fisioterapia y ejercicio

El ejercicio puede ayudar a controlar el dolor. Si el dolor dura poco por unos pocos días, el ejercicio suele ser el mejor tratamiento. Ya sea caminando, yendo al gimnasio o tomando una clase de baile, el ejercicio ayudará a controlar el equilibrio hormonal. Ayuda a liberar más hormonas felices, incluidos los químicos que naturalmente eliminan el dolor del cuerpo.

El ejercicio también puede ayudar a mejorar la rigidez de las articulaciones, fortalecer los músculos y estirar los tendones con suavidad. Por ejemplo, el yoga puede ayudar a aliviar la tensión en las caderas y los hombros. Las sentadillas ayudan a fortalecer los músculos de las piernas, y algunos ejercicios de espalda mejorarán la fuerza y ​​la alineación alrededor de esa área. Puede reducir el dolor viajando hasta el cuello y la cabeza.

La fisioterapia es otra de las excelentes ganas de controlar el dolor. Esto es muy recomendable si tuvo una lesión, ya que ayuda a usar los músculos nuevamente y fortalecerlos hasta el punto en que estaban antes. Puede mejorar su postura y su flexibilidad, facilitando el uso de sus articulaciones.

Es posible tomar algunos medicamentos mientras se hace ejercicio y terapia física. Debe atenerse a las dosis bajas de los dos primeros tratamientos con medicamentos de la lista, dependiendo de la razón de su dolor.

Terapia cognitiva conductual y acupuntura para todos los tipos de dolor

Ya sea que su dolor sea localizado, crónico, relacionado con los nervios o debido a una inflamación, existen otros tratamientos no farmacológicos disponibles. Algunos de estos pueden usarse con tratamientos farmacológicos.

La terapia cognitiva conductual utiliza el habla y otras formas de terapia para ayudar a comprender mejor el funcionamiento de su mente. Puede ayudar a llegar a la raíz del dolor, dándole la oportunidad de comprender mejor su cuerpo. La TCC se usa más comúnmente para la depresión, por lo que puede usarse con tratamientos farmacológicos para tratar los efectos secundarios mentales de vivir con dolor.

La acupuntura se ha utilizado durante siglos para el tratamiento del dolor. Es una técnica oriental, que utiliza agujas para ayudar a liberar la presión de los nervios, prevenir los espasmos musculares y reducir la inflamación. Las agujas son pequeñas y se colocan en áreas localizadas. Se sabe que la acupuntura ayuda a curar las migrañas, el dolor crónico de la espalda baja, el dolor traumático y mucho más. Puede usarse con algunos tratamientos farmacológicos, pero también con ejercicio y terapia física.

Medicamentos para el dolor crónico

Los pacientes con dolor crónico incluyen aquellos con artritis, daño nervioso, fibromialgia, migrañas recurrentes y dolor debido a discapacidades, entre otros problemas similares. Algunos medicamentos farmacéuticos pueden usarse para ayudar a tratar el dolor. Los médicos optarán por los que tengan la menor fuerza posible, pero es posible que deban cambiar las tácticas cuando los medicamentos para el dolor no funcionen. El cambio regular de medicamentos también puede ayudar a evitar que el cuerpo se acostumbre a los medicamentos.

Cuando el cáncer activo, los cuidados paliativos y los tratamientos al final de la vida no son necesarios, los CDC prefieren que los médicos receten tratamientos no opioides. Los opioides son extremadamente adictivos y peligrosos. Sin embargo, a veces se sugieren tratamientos con opioides.

Acetaminofeno para el dolor crónico no inflamatorio

El tipo más común de medicamento que se toma para tratar el dolor es el paracetamol, también conocido como Tylenol. Se utiliza para los tipos de dolor no inflamatorios, ya que no tiene ningún efecto sobre la inflamación del cuerpo. Puede obtener el medicamento sin receta con la frecuencia que lo requiera. Sin embargo, el uso elevado es peligroso en el hígado y puede causar problemas de toxicidad en el cuerpo.

No debe beber alcohol cuando use acetaminofén para el dolor. Los dos juntos acelerarán el proceso de la enfermedad hepática. También debe mantener su uso diario de la droga a 3-4mg por día.

El medicamento no es bueno para el dolor maligno. Este es un dolor que dura seis meses o más después de la lesión o al mismo tiempo.

AINE para el dolor inflamatorio

La siguiente opción común para el manejo del dolor es el uso de AINE. Estos se conocen mejor como ibuprofeno y naproxeno y se usan comúnmente para controlar el dolor debido a la inflamación. Los médicos lo recomiendan para controlar la artritis, el túnel carpiano e incluso algunos dolores digestivos y ováricos. Puede tomar tanto el paracetamol como los AINE, aunque debe limitar el uso tanto como sea posible.

Si bien este es un medicamento disponible sin receta, existen preocupaciones sobre los efectos secundarios en el cuerpo. Las personas susceptibles a la presión arterial baja y al sangrado, a los problemas cardiovasculares, y las embarazadas deben evitar tomar el medicamento. El medicamento puede actuar como un anticoagulante y causar algunos trastornos renales.

Si toma aspirina en dosis bajas, también debe evitar los AINE para el tratamiento del dolor. El uso ocasional se considera correcto, pero los médicos prefieren que usted evite por completo. Si necesita tomar AINE, tómelos 30 minutos después u ocho horas antes de usar aspirina.

Algunos AINE vienen en un tratamiento tópico. Estas son cremas o geles que se pueden aplicar directamente al área afectada, que se usan comúnmente para el dolor articular o localizado. Los tratamientos también pueden ser más seguros que los medicamentos antiinflamatorios orales. Los geles y las cremas no se absorben tan fácilmente en el cuerpo, lo que significa que puede limitar la cantidad de medicamento que obtiene y los efectos secundarios. Sin embargo, si tiene algunos de los problemas de salud que ya se mencionaron o está embarazada, debe hablar primero con su médico.

Tratamientos tópicos de capsaicina para el dolor localizado

Otra opción para el dolor localizado es un tratamiento tópico con capsaicina. A menudo, esto es un roce de calor / hielo que ayuda a dar la sensación de que algo caliente o frío se aplica directamente en el área. El ingrediente activo, la capsaicina, es el ingrediente que da calor a los chiles.

Aquellos que tienen artritis crónica o problemas con los nervios, como la neuralgia debido a la culebrilla o al túnel carpiano, pueden encontrar que las cremas son útiles. Ayudan a minimizar la inflamación en el cuerpo, al tiempo que reducen la sensación de dolor en las articulaciones. El tratamiento térmico también puede ayudar a relajar los músculos, facilitando el movimiento de las articulaciones.

En lugar de cremas, también puedes conseguir parches. Son extremadamente comunes para el dolor crónico de espalda, hombro o cuello. Los parches se aplican y se dejan durante aproximadamente una hora (lo que indique la marca). Puede usar cuatro a la vez, lo que significa que puede cubrir la totalidad de la espalda y el cuello si es necesario.

Hay efectos secundarios mínimos relacionados con los tratamientos de capsaicina, lo que los convierte en una de las opciones más recomendadas.

Tratamientos para el dolor neuropático

Cuando su dolor es de naturaleza neuropática, está vinculado a los nervios. Pueden verse afectados por la inflamación o pueden haber sido dañados debido a un trauma o el envejecimiento. El dolor neuropático puede ser mucho más serio en la salud mental, ya que pasa por todo el cuerpo.

Existen algunos tratamientos disponibles para controlar el dolor. Los anticonvulsivos son los más populares, incluidas las marcas como Neurontin, Lyrica y Tegretol. Los medicamentos inhiben la liberación de neurotransmisiones alrededor del cuerpo, por lo que su cuerpo deja de sentir que hay dolor en varias áreas. Este medicamento se prescribe más comúnmente a personas con fibromialgia y otras enfermedades crónicas similares.

Los antidepresivos también se pueden usar para controlar el dolor. Los antidepresivos tricíclicos se prescriben comúnmente para el dolor neuropático con depresión. El dolor puede haber causado la depresión, o el dolor puede ser un síntoma de depresión debido a las hormonas desequilibradas. A los pacientes se les recetarán estos tratamientos durante 6-8 semanas y se realizarán chequeos regulares con el médico. Algunos de los efectos secundarios más comunes incluyen mareos, boca seca y deterioro cognitivo.

En su lugar, se pueden prescribir inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN). Son más comunes en pacientes con neuropatía diabética, pero no comúnmente cuando hay una enfermedad cardíaca presente. A las personas con osteoporosis, dolor lumbar (crónico) y fibromialgia se les suele recetar IRSN. Hay efectos secundarios similares a los antidepresivos mencionados anteriormente. La fatiga y la somnolencia son comunes, pero el insomnio también puede ser un problema.

Uso de relajantes musculares para controlar el dolor crónico

Los médicos pueden optar por tratamientos antiespasmódicos. Estos tratamientos relajantes musculares se utilizan cuando el dolor se debe a espasmos musculares en el cuerpo. Todos los tipos de calambres y dolor pueden convertirse en un problema debido a los espasmos musculares, incluidos los calambres menstruales insoportables, el síndrome de piernas inquietas y algunos dolores de cuello o espalda.

Los espasmos musculares más comunes están relacionados con problemas de dolor crónico a largo plazo. Los músculos luchan para relajarse todos los días porque estás constantemente tenso donde está el dolor. Los músculos luego se contraen y espasmos en reacción.

Los opioides a veces pueden ser requeridos

Si bien los CDC prefieren los no opioides para el tratamiento del dolor fuera del cáncer, los cuidados paliativos y los tratamientos al final de la vida, hay ocasiones en que se requieren opioides. Si ha sufrido un trauma grave en el cuerpo o ha tenido una cirugía, a menudo se administran algunos opioides para ayudar a controlar el dolor inicial. Los niveles se controlan cuidadosamente y se eliminará de ellos después de unos días, dependiendo del tipo y la razón del dolor.

Los opioides incluyen oxicodona, morfina, fentanilo y metadona. Tienden a trabajar en una de dos formas para ayudar a reducir la excitabilidad de los nervios. Sin la excitabilidad del nervio, la sensación de dolor no se puede llevar al cerebro y otras partes del cuerpo.

  1. Abre los canales de potasio.
  2. Bloquear el canal de calcio

Hay efectos secundarios graves, especialmente por el mal uso de los medicamentos para el dolor. Una de esas es una adicción. Aquellos que han estado tomando opioides durante algunas semanas debido a una lesión grave pueden sufrir efectos de abstinencia cuando suspenden los tratamientos. Los opioides también pueden causar dolores de cabeza, confusión, mareos, sedación y náuseas. El estreñimiento también es común en algunos pacientes. Estos efectos secundarios están en aquellos que usan los opioides con sensatez. Quienes los usan mal pueden sufrir toxicidad hepática y daño renal.

Conoce tu dolor

Antes de siquiera pensar en tomar algún tipo de medicamento, deberá comprender su dolor. El manejo del dolor es más que solo tratar las sensaciones y los sentimientos. Necesitas llegar al fondo de tu dolor. Es importante averiguar por qué su cuerpo le está diciendo que hay un problema. Esto le permitirá tratar la enfermedad y vivir sin drogas y sin dolor.

Verifica también:  9 estiramientos de cadera para incorporar en su entrenamiento diario