La guía todo en uno para la salud vaginal

La vagina está diseñada naturalmente para limpiarse con la ayuda de sus secreciones naturales, también conocidas como secreciones. Aunque es importante mantener la vagina limpia y saludable, hay diferentes opiniones sobre cómo deben hacerlo las mujeres.

La vagina es un músculo dentro del cuerpo de una mujer en forma de tubo. Se extiende desde la abertura de la matriz (el cuello uterino) hasta la abertura de la vagina. La vulva es el órgano sexual externo, y son los que se encuentran alrededor de la abertura vaginal.

Cuidar la salud diaria puede ayudar a mantener la buena salud de la vagina. La buena salud de la vagina se puede mantener al mantener el cuerpo sano también. Esto significa que una mujer también debe mantener una dieta saludable y ejercicio regular. Esto ayudará a mantener la vagina sana y funcionando bien.

Algunos datos sobre la vagina

La salud vaginal es extremadamente importante. Debido a esto, muchas mujeres se preocupan cuando comienzan a mostrar signos y síntomas de dolencias. Sin embargo, estas mujeres dudan en acudir al médico porque temen el diagnóstico. Cuando experimentan alguna molestia vaginal por primera vez, muchas mujeres asumen que se trata de una infección de levadura. Debido a esto, se apresuran a su farmacia local para obtener una solución rápida.

Desafortunadamente, cuando se trata de enfermedades vaginales, la levadura es solo una de las muchas causas de enfermedades. Por lo tanto, uno necesita obtener los hechos básicos y hacer esto; ella debe consultar a un médico para obtener un diagnóstico adecuado y también el tratamiento adecuado. Antes de entrar en consejos para mantener la salud vaginal, veamos algunos datos sobre la vagina. Esto puede ayudar a las mujeres a entender mucho más sus vaginas:

Tenga cuidado al usar jabones para limpiar la vagina

Al lavar otras partes del cuerpo, las personas suelen usar jabón para garantizar la higiene. Sin embargo, cuando se trata de la vagina, esto puede no ser una buena idea. El hecho es que la vagina puede limpiar su entorno de forma natural.

Las mujeres que desean lavar esta área deben evitar los jabones perfumados y los productos de baño. Además, nunca se debe frotar la vulva, ya que tiene una piel delicada. Si uno quiere lavar esa área, asegúrese de tratarla como debe tratar la piel de un bebé.

Solo porque la vagina pica, eso no significa que sea una candidiasis

Muchas mujeres confunden la picazón de la vulva con la candidiasis. Esto se refiere a un tipo de infección de levadura que causa enrojecimiento, picazón, hinchazón y secreción como el requesón.

Sin embargo, la picazón y la irritación de la vagina pueden ser causadas por diferentes cosas. De hecho, puede provocar una afección de la piel o una infección vaginal. Por lo tanto, es mejor consultar con un médico cuando uno experimenta picazón o sensación de ardor. Esto se debe a que las condiciones vaginales, si no se controlan y no se tratan, pueden provocar problemas más graves.

La irritación de la vulva puede provenir de causas comunes

 Cuando la vulva se irrita, puede deberse a razones diferentes. Éstos incluyen:

  • secreciones vaginales
  • sudoración vaginal
  • infecciones bacterianas o fúngicas
  • eccema o dermatitis
  • Alergias o reacciones adversas a productos higiénicos y otras sustancias.
  • Una reacción adversa a los medicamentos.
  • piercings
  • pelos encarnados
  • La vagina normalmente produce secreción.

Por lo general, el flujo vaginal es normal. De hecho, incluso puede servir como una de las funciones importantes del sistema reproductor del cuerpo. La descarga ayuda a mantener la limpieza de la vagina.

Algunas mujeres no secretan ningún flujo vaginal. Otras mujeres secretan una pequeña cantidad, y esto generalmente dependerá de dónde se encuentre la mujer en su ciclo menstrual. También puede cambiar si una mujer está embarazada o amamantando. La descarga varía de una mujer a otra. No hay un rango “normal” cuando se trata de la descarga. También puede diferir en color, desde el blanco lechoso hasta el claro.

  • El olor de la vagina cambia.

Al igual que el intestino, la vagina también tiene sus bacterias naturales. Estas bacterias ayudan a mantener la vagina saludable, ya que la protege de infecciones. Cuando la vagina está sana, contiene muchas “bacterias buenas”. Esto ayuda a mantener bajo control a las “bacterias malas”.

El olor vaginal de una mujer puede reflejar la salud de su vagina. Por lo general, el olor varía según la edad de la mujer. Pero en general, la vagina tendría un olor agradable. Cuando el olor se vuelve sucio o desagradable, puede ser un signo de infección dentro de la vagina.

Secreciones vaginales y bacterias

El período menstrual de una mujer viene una vez al mes como parte del ciclo menstrual natural. Además, es normal que una mujer produzca una secreción clara o blanca de su vagina. Estas secreciones son producidas naturalmente por el cuello uterino. Dado que el flujo vaginal es normal, tenerlo no siempre significa que algo malo esté sucediendo. De hecho, la cantidad y el tipo de flujo vaginal varían a lo largo del ciclo menstrual de una mujer. A veces es fluido, a veces es grueso y otras veces tiene una consistencia más sólida.

Como hemos mencionado, muchas bacterias residen dentro de la vagina de una mujer. Y su función principal es protegerla. Las buenas bacterias dentro de la vagina están ahí por una razón. Estas son algunas de sus funciones:

  • Proporcionan un dominio numérico, lo que significa que superan significativamente a las bacterias dañinas que podrían entrar en la vagina.
  • Ayudan a mantener el equilibrio del nivel de pH de la vagina para mantenerla saludable.
  • Producen bacteriocinas que son antibióticos que se producen naturalmente. Estas bacteriocinas reducen o combaten otras bacterias que entran en la vagina.
  • También producen una sustancia que impide que las bacterias entren y se adhieran a las paredes de la vagina.

Si se altera el delicado equilibrio de las bacterias en la vagina, puede causar inflamación e infección. Esto puede causar efectos negativos en la salud de la vagina. Si el nivel de pH de la vagina aumenta, se vuelve menos ácido. Cuando esto sucede, la cantidad de bacterias buenas puede disminuir y la cantidad de bacterias malas puede aumentar. Esto puede llevar a infecciones vaginales que tienen síntomas como irritación, picazón y flujo vaginal anormal.

Cómo la salud vaginal cambia a medida que la mujer envejece

A medida que las mujeres envejecen, sus cuerpos sufren algunos cambios. Estos cambios también pueden afectar a la vagina. A lo largo de la vida de una mujer, la vagina puede verse y sentirse diferente. Si una mujer quiere mantener su vagina saludable, entonces debe entender estos cambios:

Cuando una mujer está en sus 20 años

Cuando una mujer está en sus 20 años, está disfrutando de los mejores años de su vagina. Esto se debe principalmente a que está en el pico de su producción de estrógeno, testosterona y progesterona. El estrógeno es responsable de mantener la elasticidad, acidez y lubricación de la vagina.

Los labios vaginales rodean la vagina. Los labios internos y externos son pliegues de la piel que contienen tejido graso. Cuando una mujer está en sus 20 años, los labios externos pueden parecer más pequeños.

Durante los 20 años de una mujer, su libido también está en su apogeo. Si la mujer es sexualmente activa, puede comenzar a experimentar infecciones de UTI o del tracto urinario. Esto sucede cuando las bacterias viajan desde la vagina hacia la uretra. Para minimizar el riesgo de desarrollar esta condición, es importante que las mujeres orinen después de tener relaciones sexuales. Esto ayuda a expulsar las bacterias de su vagina.

A esta edad, la vagina también es muy eficiente en la autolimpieza. Mientras se limpia solo, también produce una descarga clara o blanca. Los cambios hormonales que ocurren durante el ciclo menstrual afectan la cantidad de secreción producida por la vagina. Actualmente, la vagina necesita poco mantenimiento. Esto incluye lavarlo diariamente con agua y un jabón suave.

Cuando una mujer está en sus 30 años

Cuando una mujer tiene más de 30 años, los labios internos pueden comenzar a oscurecerse debido a cambios hormonales. Si una mujer queda embarazada, puede experimentar un flujo vaginal más frecuente con un color lechoso. También puede tener un olor suave, pero no debe oler a pescado ni a mal olor.

Después de que una mujer da a luz, su vagina puede perder elasticidad. Puede parecer más estirado que antes. A medida que pasa el tiempo, la mayoría de las vaginas vuelven al tamaño prenatal … bueno, casi. Para ayudar con la flexibilidad, las mujeres pueden practicar los ejercicios de Kegel. Este ejercicio puede ayudar a fortalecer los músculos del piso pélvico para restaurar el tono de la vagina.

Además, a esta edad, los anticonceptivos orales pueden tener efectos negativos. Estos incluyen sangrado intercurrente, sequedad vaginal o aumento del flujo vaginal. Sin embargo, estos síntomas eventualmente desaparecen por sí solos. Si no lo hacen, hay que consultar con su médico.

Cuando una mujer está en sus 40 años

Cuando una mujer tiene 40 años, ya está en la etapa perimenopáusica. Este es el momento antes de que la menstruación de la mujer se detenga. Actualmente, la vagina de una mujer experimenta algunos cambios significativos.

A esta edad, los niveles de estrógeno en el cuerpo disminuyen. Además, las paredes de la vagina se vuelven más secas y delgadas. Esto puede causar una variedad de síntomas que incluyen ardor, picazón, enrojecimiento y mucho más.

Para evitar que esto suceda, el sexo regular ayudaría mucho. Esto mantendrá la vagina elástica ya que ayuda a aumentar el flujo de sangre. También hay cremas vaginales de estrógeno y humectantes vaginales que pueden ayudar a combatir la sequedad vaginal. Además, durante este tiempo, el vello púbico puede volverse gris y volverse más delgado.

Cuando una mujer está en sus 50 años y más allá

Cuando una mujer cumple 50 años (y más), puede que ya haya dejado de menstruar. Sus niveles de estrógeno también pueden llegar a ser bastante bajos, o incluso pueden haberse agotado ya. La vulva se verá encogida y las mujeres pueden experimentar atrofia vaginal.

Los niveles bajos de estrógeno pueden cambiar el nivel de acidez de la vagina. Debido a esto, la mujer puede volverse más susceptible a las infecciones debido al crecimiento excesivo de bacterias. Los niveles bajos de estrógeno también pueden tener un impacto en el tracto urinario de la mujer. Esto puede provocar una vejiga hiperactiva y fugas de orina.

Las mujeres que están en esta edad también pueden ser propensas al prolapso vaginal. Esto sucede cuando parte o todo el canal vaginal cae en la abertura de la vagina. Esto también involucraría otros órganos del cuerpo como el útero, la vejiga y el recto.

Mantener la limpieza y salud de la vagina

No mucha gente puede darse cuenta de esto, pero la vagina es un órgano increíble. Juega un papel enorme en el placer sexual de una mujer, y también es capaz de producir vida. Pero a medida que las mujeres envejecen, también lo hace su vagina. Por supuesto, una vagina envejecida no tiene por qué ser algo malo. Incluso se puede llegar a apreciar su vagina más a medida que pasa el tiempo.

Ya que no hay más “riesgo” de embarazo, una mujer puede sentirse más libre mientras tiene relaciones sexuales. Además, puede sentirse más cómoda consigo misma y con su vagina a medida que pasa el tiempo. Para apreciar la vagina incluso a una edad, es importante mantener la salud y la limpieza vaginal. Aquí hay algunos consejos sobre las formas comunes en que las mujeres limpian sus vaginas:

Lavando la vagina

 Manténgase alejado de los geles perfumados, jabones y antisépticos. Estos pueden tener un efecto negativo en los niveles de pH y el equilibrio de las bacterias en la vagina. En su lugar, use jabones suaves sin perfume para lavar el área que rodea la vagina todos los días. No tienes que preocuparte por limpiar el interior de la vagina, ya que ya lo hace por sí solo.

Cuando una mujer tiene su período menstrual, es útil lavarse más de una vez al día. Esto es debido a la sangre y la descarga que está saliendo. Por supuesto, aún es importante ser suave al lavar el área que rodea la vagina.

Uso de duchas vaginales

 Una ducha vaginal arroja agua directamente a la vagina. Esto elimina todas las secreciones vaginales. Muchas mujeres usan esto, pero no es recomendable. Esto se debe a que una ducha puede interrumpir el equilibrio de las bacterias en la vagina. Además, puede incluso aumentar el riesgo de desarrollar infecciones vaginales.

Uso de desodorantes vaginales y toallitas perfumadas

 Ya hemos discutido cómo los productos de higiene perfumados pueden alterar el equilibrio saludable de la vagina. Si la vagina de una mujer está limpia y sana, no producirá un mal olor. Por lo tanto, no es necesario utilizar productos perfumados para “limpiar” el área.

Por lo general, todo lo que se necesita usar para la limpieza son agua y jabón suave. Si una mujer nota que su vagina tiene un olor desagradable, no debe enmascararla con desodorantes vaginales y toallitas perfumadas. En su lugar, debe visitar a su médico para determinar si tiene una infección que está causando el olor desagradable.

Cribado cervical

 A diferencia de los últimos 2 artículos, este es altamente recomendado. Las mujeres de 25 a 64 años deben considerar realizarse un procedimiento de detección cervical. El examen regular asegurará que uno pueda detectar cualquier cambio anormal en el cuello uterino tan pronto como ocurran. Y si el tratamiento es necesario, la mujer puede tenerlo temprano.

Verifica también:  La guía todo en uno para hidratantes en gel a base de agua