Medicamentos para el TDAH

¿Son los medicamentos para el TDAH adecuados para usted o su hijo? Lo que necesita saber, incluidos los efectos secundarios comunes y consejos para tomarlos de manera responsable.

Medicamentos para el TDAH: lo que necesita saber

Los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas de hiperactividad, falta de atención e impulsividad en niños y adultos con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), anteriormente conocido como TDA. Sin embargo, los medicamentos tienen efectos secundarios y riesgos, y no son la única opción de tratamiento. Ya sea que sea el padre o el paciente, es importante conocer los hechos sobre los medicamentos para el TDAH para que pueda tomar una decisión informada sobre lo que es mejor para usted o su hijo.

Lo primero que hay que entender es exactamente qué pueden y qué no pueden hacer los medicamentos para el TDAH. Los medicamentos para el TDAH pueden ayudar a mejorar la capacidad de concentración, controlar los impulsos, planificar con anticipación y realizar las tareas. Sin embargo, no es una píldora mágica que solucionará todos sus problemas o los de su hijo. Incluso cuando el medicamento está funcionando, un niño con TDAH puede tener problemas de olvido, problemas emocionales y torpeza social, o un adulto con desorganización, distracción y dificultades en las relaciones. Por eso es tan importante también realizar cambios en el estilo de vida que incluyan ejercicio regular, una dieta saludable y dormir lo suficiente.

Los medicamentos no curan el TDAH. Puede aliviar los síntomas mientras se toma, pero una vez que se detiene el medicamento, esos síntomas reaparecen. Además, los medicamentos para el TDAH ayudan a unos más que a otros. Algunas personas experimentan una mejora dramática, mientras que otras solo experimentan ganancias modestas. Debido a que cada persona responde de manera diferente e impredecible a los medicamentos para el TDAH, su uso siempre debe ser personalizado para el individuo y monitoreado de cerca por un médico. Cuando los medicamentos para el TDAH no se controlan cuidadosamente, son menos efectivos y más riesgosos.

Medicamentos estimulantes para el TDAH

Los estimulantes son el tipo de medicamento más común recetado para el trastorno por déficit de atención. Tienen el historial más largo en el tratamiento del TDAH y la mayor cantidad de investigaciones para respaldar su efectividad. La clase de medicamentos estimulantes incluye medicamentos ampliamente utilizados como Ritalin, Adderall y Dexedrine.

Se cree que los estimulantes funcionan aumentando los niveles de dopamina en el cerebro. La dopamina es un neurotransmisor asociado con la motivación, el placer, la atención y el movimiento. Para muchas personas con TDAH, los medicamentos estimulantes aumentan la concentración y el enfoque mientras reducen los comportamientos hiperactivos e impulsivos.

Estimulantes de acción corta frente a estimulantes de acción prolongada

Los estimulantes para el TDAH vienen en dosis de acción corta y prolongada. Los estimulantes de acción corta alcanzan su punto máximo después de varias horas y deben tomarse 2-3 veces al día. Los estimulantes de acción prolongada o de liberación prolongada duran de 8 a 12 horas y, por lo general, se toman solo una vez al día.

A menudo se prefieren las versiones de acción prolongada de los medicamentos para el TDAH, ya que las personas con TDAH a menudo tienen problemas para recordar tomar sus pastillas. Tomar una sola dosis al día es mucho más fácil y conveniente.

Los efectos secundarios comunes de los estimulantes incluyen:

  • Sentirse inquieto y nervioso
  • Dificultad para dormir
  • Pérdida de apetito
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de barriga
  • Irritabilidad, cambios de humor.
  • Depresión
  • Mareo
  • Latido acelerado
  • Tics

Los medicamentos estimulantes también pueden causar cambios de personalidad. Algunas personas se vuelven retraídas, apáticas, rígidas o menos espontáneas y comunicativas. Otros desarrollan síntomas obsesivo-compulsivos. Dado que los estimulantes aumentan la presión arterial y la frecuencia cardíaca, muchos expertos se preocupan por los peligros de tomar estos medicamentos para el TDAH durante períodos prolongados.

Problemas de seguridad de los medicamentos estimulantes

Más allá de los posibles efectos secundarios, existe una serie de preocupaciones de seguridad asociadas con el uso de medicamentos estimulantes para el TDAH.

Efecto sobre el cerebro en desarrollo. El impacto a largo plazo de los medicamentos para el TDAH en el cerebro joven y en desarrollo aún no se conoce. A algunos investigadores les preocupa que el uso de medicamentos como Ritalin en niños y adolescentes pueda interferir con el desarrollo normal del cerebro.

Problemas relacionados con el corazón. Se ha descubierto que los medicamentos estimulantes para el TDAH causan muerte súbita en niños y adultos con afecciones cardíacas. La American Heart Association recomienda que todas las personas, incluidos los niños, se sometan a una evaluación cardíaca antes de comenzar con un estimulante. Se recomienda un electrocardiograma si la persona tiene antecedentes de problemas cardíacos.

Problemas psiquiátricos. Los estimulantes para el TDAH pueden desencadenar o exacerbar los síntomas de hostilidad, agresión, ansiedad, depresión y paranoia. Las personas con antecedentes personales o familiares de suicidio, depresión o trastorno bipolar tienen un riesgo particularmente alto y deben ser monitoreadas cuidadosamente cuando tomen estimulantes.

Potencial de abuso. El abuso de estimulantes es un problema creciente, especialmente entre los adolescentes y los adultos jóvenes. Los estudiantes universitarios toman este medicamento como un estímulo cuando se abarrotan para los exámenes o pasan la noche. Otros abusan de los medicamentos estimulantes por sus propiedades para bajar de peso. Si su hijo está tomando estimulantes, asegúrese de que no comparta las píldoras ni las venda.

Los estimulantes del TDAH no se recomiendan para personas con:

  • Cualquier tipo de defecto o enfermedad cardíaca
  • Hipertensión
  • Hipertiroidismo
  • Glaucoma
  • Altos niveles de ansiedad
  • Una historia de abuso de drogas.

Banderas rojas de medicamentos estimulantes

Llame a su médico de inmediato si usted o su hijo experimentan alguno de los siguientes síntomas mientras toman medicamentos estimulantes para el TDAH:

  • dolor en el pecho
  • dificultad para respirar
  • desmayo
  • ver o escuchar cosas que no son reales
  • sospecha o paranoia

Medicamentos no estimulantes para el TDAH

Además de los medicamentos estimulantes tradicionales, existen varios otros medicamentos que se usan para tratar el TDAH, incluidos Strattera, antidepresivos atípicos y ciertos medicamentos para la presión arterial. En la mayoría de los casos, se consideran los medicamentos no estimulantes cuando los estimulantes no han funcionado o han causado efectos secundarios intolerables.

Strattera

Strattera, también conocido por su nombre genérico de atomoxetina, es el único medicamento no estimulante aprobado por la FDA para el tratamiento del TDAH. A diferencia de los estimulantes, que afectan la dopamina, Strattera aumenta los niveles de norepinefrina, una sustancia química cerebral diferente.

Strattera tiene una acción más prolongada que las drogas estimulantes. Sus efectos duran más de 24 horas, lo que la convierte en una buena opción para quienes tienen problemas para comenzar por la mañana. Dado que tiene algunas propiedades antidepresivas, también es la mejor opción para aquellos con ansiedad o depresión coexistentes. Otra ventaja es que no exacerba los tics ni el síndrome de Tourette.

Por otro lado, Strattera no parece ser tan eficaz como los medicamentos estimulantes para tratar los síntomas de hiperactividad.

Los efectos secundarios comunes de Strattera incluyen:

  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Mareo
  • Dolor abdominal o malestar estomacal
  • Náuseas o vómitos
  • Cambios de humor

Straterra también puede causar insomnio y supresión del apetito, pero estos efectos secundarios son más comunes en los estimulantes.

Riesgo de suicidio de Strattera en niños

Strattera puede aumentar los pensamientos y acciones suicidas en algunas personas, especialmente en niños y adultos jóvenes que tienen trastorno bipolar o depresión además del TDAH.

Llame al médico de inmediato si su hijo muestra agitación, irritabilidad, pensamientos o comportamientos suicidas y cambios inusuales en el comportamiento.

Otras opciones de medicación

Los siguientes medicamentos a veces se usan “fuera de etiqueta” en el tratamiento del trastorno por déficit de atención, aunque no están aprobados por la FDA para este propósito. Solo deben considerarse cuando los estimulantes o Strattera no son opciones viables.

Medicamentos para la presión arterial alta para el TDAH : ciertos medicamentos para la presión arterial se pueden usar para tratar el TDAH. Las opciones incluyen clonidina (Catapres) y guanfacina (Tenex). Pero si bien estos medicamentos pueden ser efectivos para la hiperactividad, la impulsividad y la agresión, son menos útiles cuando se trata de problemas de atención.

Antidepresivos para el TDAH : para las personas que padecen TDAH y depresión , se pueden recetar ciertos antidepresivos , que se dirigen a múltiples neurotransmisores en el cerebro. Wellbutrin, también conocido por el nombre genérico de bupropion, es el más utilizado. Wellbutrin se dirige tanto a la norepinefrina como a la dopamina. Otra opción es el uso de antidepresivos tricíclicos.

Decidir si tomar o no medicamentos para el TDAH

Incluso cuando se cuenta con todos los hechos, no siempre es fácil decidir si tomar o no medicamentos para el TDAH. Si no está seguro, no se apresure a tomar la decisión. Tómese su tiempo para sopesar las opciones. Y si el medicamento es para su hijo, asegúrese de recibir su opinión en el proceso de toma de decisiones.

Lo más importante es que confíe en sus instintos y haga lo que le parezca correcto. No permita que nadie, ya sea su médico o el director de la escuela de su hijo, presione a su hijo para que tome medicamentos si no se siente cómodo con ellos. Recuerde: la medicación no es la única opción de tratamiento. Especialmente para los niños pequeños, la medicación debe considerarse como un último recurso, no como el primer curso de tratamiento a probar.

Preguntas para hacerle a un especialista en TDAH

Consultar con un especialista en TDAH o un psiquiatra experimentado puede ayudarlo a comprender los pros y los contras de los medicamentos. Aquí hay algunas preguntas para hacer:

  • ¿Qué tratamientos para el TDAH me recomiendan?
  • ¿Se pueden controlar los síntomas sin medicación?
  • ¿Qué medicamentos me recomiendan y cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Qué tan eficaz es la medicación para el TDAH?
  • ¿Cuánto tiempo será necesario el medicamento para el tratamiento?
  • ¿Qué factores influirán en la decisión de suspender la medicación?

Para padres: preguntas útiles sobre los medicamentos para el TDAH

Al decidir si administrar o no medicamentos a su hijo, Jerome Schultz, Ph.D., experto en TDAH, recomienda considerar primero las siguientes preguntas:

  • ¿Mi hijo ha sido ayudado por enfoques sin medicamentos? Las técnicas para calmarse, la respiración profunda y el yoga a menudo pueden ayudar a los niños con TDAH.
  • ¿La escuela ha tratado de enseñarle a mi hijo a ser más atento y menos activo?
  • ¿En qué se basa la decisión de administrar medicamentos a mi hijo? ¿Es el resultado de observaciones de comportamiento a lo largo del tiempo y en diferentes entornos, como en la escuela y en el hogar?
  • ¿Cuándo está mi hijo en su mejor momento? ¿Pescar con un tío o jugar videojuegos? Ayude al médico a comprender qué tan generalizado o selectivo es el problema.
  • ¿Mi hijo tiene otras condiciones que pueden confundirse con hiperactividad? Los niños expuestos a sustancias químicas tóxicas o que tienen discapacidades de aprendizaje no diagnosticadas y un trastorno de ansiedad de bajo nivel pueden mostrar comportamientos similares.

La medicación para el TDAH por sí sola no es suficiente

El tratamiento para el trastorno por déficit de atención no se trata solo de consultar al médico o tomar medicamentos. Hay muchas formas de ayudarse a sí mismo oa su hijo a afrontar los desafíos del TDAH y llevar una vida más tranquila y productiva. Con los consejos y herramientas adecuados, puede controlar muchos de los síntomas de su TDAH por su cuenta. Incluso si elige tomar medicamentos, los hábitos de vida saludables y otras estrategias de autoayuda pueden permitirle tomar una dosis más baja.

Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio es una de las formas más efectivas de reducir los síntomas del TDAH. La actividad física aumenta los niveles de dopamina, norepinefrina y serotonina del cerebro, todo lo cual afecta el enfoque y la atención. Intente caminar, andar en patineta, hacer senderismo, bailar o practicar su deporte favorito. Anime a su hijo a dejar los videojuegos y jugar al aire libre.

Consuma una dieta saludable. Si bien la dieta no causa TDAH, sí tiene un efecto sobre el estado de ánimo, los niveles de energía y los síntomas. Establezca horarios regulares para las meriendas y las comidas. Agregue más ácidos grasos omega-3 a su dieta y asegúrese de obtener suficiente zinc, hierro y magnesio.

Dormir lo suficiente. Un sueño regular de calidad puede conducir a una gran mejora en los síntomas del TDAH. Los cambios simples en los hábitos diurnos contribuyen en gran medida a descansar bien por la noche. Establezca una hora para acostarse y apéguese a ella. Evite la cafeína más tarde en el día.

Prueba la terapia. Los profesionales del TDAH pueden ayudarlo a usted oa su hijo a aprender nuevas habilidades para hacer frente a los síntomas y cambiar los hábitos que están causando problemas. Algunas terapias se enfocan en controlar el estrés y la ira o controlar los comportamientos impulsivos, mientras que otras le enseñan cómo administrar el tiempo, mejorar las habilidades organizativas y perseverar en las metas.

Mantén una actitud positiva. Una actitud positiva y el sentido común son sus mejores activos para tratar el TDAH. Cuando se encuentra en un buen estado de ánimo, es más probable que pueda conectarse con sus propias necesidades o las de su hijo.

Pautas para tomar medicamentos para el TDAH

Si decide tomar medicamentos para el TDAH, es importante que los tome según las indicaciones. Seguir las instrucciones de su médico y farmacéutico lo ayudará a maximizar la efectividad de los medicamentos para el TDAH y minimizar los efectos secundarios y los riesgos. Aquí hay algunas pautas para un uso seguro:

Infórmese sobre los medicamentos recetados. Descubra todo lo que pueda sobre el medicamento para el TDAH que usted o su hijo está tomando, incluidos los posibles efectos secundarios, la frecuencia con la que debe tomarlo, las advertencias especiales y otras sustancias que deben evitarse, como los medicamentos para el resfriado de venta libre.

Se paciente. Encontrar el medicamento y la dosis correctos es un proceso de prueba y error. Se necesitará algo de experimentación, así como una comunicación abierta y honesta con su médico.

Empieza pequeño. Siempre es mejor comenzar con una dosis baja y continuar a partir de ahí. El objetivo es encontrar la dosis más baja posible que lo alivie a usted o los síntomas de su hijo.

Controle los efectos de la droga. Preste mucha atención al efecto que tiene el medicamento en sus emociones y comportamiento o el de su hijo. Lleve un registro de los efectos secundarios y controle qué tan bien está funcionando el medicamento para reducir los síntomas.

Disminuya lentamente. Si usted o su hijo desean dejar de tomar medicamentos, llame al médico para que le oriente sobre cómo disminuir gradualmente la dosis. Suspender abruptamente la medicación puede provocar síntomas de abstinencia desagradables como irritabilidad, fatiga, depresión y dolores de cabeza.

Hablar con su hijo sobre los medicamentos para el TDAH

Muchos niños y adolescentes con TDAH no toman sus medicamentos correctamente, o dejan de tomarlos sin hablar con sus padres o su médico, así que si su hijo está tomando medicamentos para el TDAH, asegúrese de que comprenda cómo tomarlos correctamente y por qué Es importante seguir las pautas de prescripción.

Anime a su hijo a que acuda a usted con cualquier inquietud relacionada con los medicamentos para que puedan trabajar juntos para resolver el problema o encontrar otra opción de tratamiento. También es importante recordar que los medicamentos para el TDAH nunca deben tener un efecto adormecedor sobre la energía, la curiosidad o el entusiasmo de un niño. Un niño todavía necesita comportarse como un niño.

Controlar los efectos de los medicamentos para el TDAH en su hijo

Aquí hay una lista de preguntas que debe hacer cuando su hijo comience la terapia con medicamentos, cambie la dosis o comience a tomar un medicamento diferente:

  • ¿El medicamento tiene un impacto positivo en el estado de ánimo y / o comportamiento de su hijo?
  • ¿Cree que la dosis o el medicamento están funcionando? ¿Cree su hijo que la dosis o el medicamento están funcionando?
  • ¿Es necesario aumentar o disminuir la dosis? ¿Cuál fue el cambio en un comportamiento específico o en un conjunto de comportamientos que le llevó a concluir que era necesario evaluar el medicamento?
  • ¿Su hijo está experimentando algún efecto secundario, como dolores de cabeza, dolores de estómago, fatiga o insomnio (o pensamientos suicidas si toma Strattera)? ¿Cuál es la probabilidad de que esos efectos secundarios duren? (Pregúntele a su médico). ¿Los efectos secundarios duraderos (si los hay) superan los beneficios del medicamento?
  • ¿Piensan usted o su hijo que algún medicamento o nivel de dosis ha dejado de funcionar?

Fuente:  Del caos a la calma: crianza eficaz de niños desafiantes con TDAH y otros problemas de comportamiento, por Janet E. Heininger y Sharon K. Weiss.

Lidiando con los efectos secundarios

La mayoría de los niños y adultos que toman medicamentos para el TDAH experimentarán al menos algunos efectos secundarios. A veces, los efectos secundarios desaparecen después de las primeras semanas con el medicamento. También puede eliminar o reducir los efectos secundarios desagradables con algunas estrategias simples.

Pérdida de apetito. Para lidiar con la reducción del apetito, coma bocadillos saludables durante todo el día y lleve la cena para un momento posterior cuando el efecto del medicamento haya desaparecido.

Insomnio. Si conciliar el sueño es un problema, intente tomar el estimulante más temprano en el día. Si usted o su hijo están tomando un estimulante de liberación prolongada, también puede intentar cambiar a la forma de acción corta. También evite las bebidas con cafeína, especialmente por la tarde o la noche.

Malestar estomacal o dolores de cabeza. No tome el medicamento con el estómago vacío, que puede causar náuseas, dolor de estómago y dolores de cabeza. Los dolores de cabeza también pueden ser provocados por medicamentos que están desapareciendo, por lo que cambiar a un medicamento de acción prolongada puede ayudar.

Mareo. Primero, controle la presión arterial de usted o de su hijo. Si es normal, es posible que desee reducir su dosis o cambiar a un estimulante de acción prolongada. También asegúrese de beber suficientes líquidos.

Cambios de humor. Si el medicamento le causa irritabilidad, depresión, agitación u otros efectos secundarios emocionales, intente reducir la dosis. El mal humor también puede ser causado por el efecto rebote, en cuyo caso puede ayudar superponer las dosis o cambiar a un medicamento de liberación prolongada.

Si los efectos secundarios molestos persisten a pesar de sus mejores esfuerzos por controlarlos, hable con su médico sobre ajustar la dosis o probar un medicamento diferente. Muchas personas responden mejor a las formulaciones de acción prolongada o de liberación prolongada de los medicamentos para el TDAH, que se acumulan gradualmente en el torrente sanguíneo y luego desaparecen lentamente. Esto minimiza los altibajos causados ​​por la fluctuación de los niveles de medicación y provoca un efecto de rebote menor, donde los síntomas regresan, a menudo peor que antes, a medida que desaparece el efecto del medicamento.

 

Verifica también:  7 increíbles beneficios holísticos del cerebro de la meditación