Consejos para mejorar su vida sexual

Cómo disfrutar de un sexo más satisfactorio

Ya sea que el problema sea grande o pequeño, hay muchas cosas que puede hacer para volver a encarrilar su vida sexual. Su bienestar sexual va de la mano con su salud mental, física y emocional en general. Comunicarse con su pareja, mantener un estilo de vida saludable, aprovechar algunos de los excelentes materiales de autoayuda del mercado y simplemente divertirse puede ayudarlo a superar los tiempos difíciles.

Disfrutando de una vida sexual satisfactoria

Sexo. La palabra puede evocar un caleidoscopio de emociones. Desde el amor, la excitación y la ternura hasta el anhelo, la ansiedad y la decepción, las reacciones son tan variadas como las propias experiencias sexuales. Además, muchas personas se encontrarán con todas estas emociones y muchas otras en el transcurso de una vida sexual de varias décadas.

Pero, ¿qué es el sexo en realidad?

En un nivel, el sexo es solo otra función corporal impulsada por hormonas diseñada para perpetuar la especie. Por supuesto, esa visión estrecha subestima la complejidad de la respuesta sexual humana. Además de las fuerzas bioquímicas en acción, sus experiencias y expectativas ayudan a moldear su sexualidad. Su comprensión de sí mismo como un ser sexual, sus pensamientos sobre lo que constituye una conexión sexual satisfactoria y su relación con su pareja son factores clave en su capacidad para desarrollar y mantener una vida sexual satisfactoria.

Hablar con tu pareja

A muchas parejas les resulta difícil hablar de sexo incluso en las mejores circunstancias. Cuando ocurren problemas sexuales, los sentimientos de dolor, vergüenza, culpa y resentimiento pueden detener la conversación por completo. Debido a que la buena comunicación es la piedra angular de una relación saludable, establecer un diálogo es el primer paso no solo para una mejor vida sexual, sino también para un vínculo emocional más estrecho. A continuación se ofrecen algunos consejos para abordar este delicado tema.

Encuentre el momento adecuado para hablar. Hay dos tipos de conversaciones sexuales: las que tienes en el dormitorio y las que tienes en otros lugares. Es perfectamente apropiado decirle a tu pareja lo que se siente bien en medio del acto sexual, pero es mejor esperar hasta estar en un entorno más neutral para discutir temas más importantes, como el deseo sexual no coincidente o los problemas del orgasmo.

Evite criticar. Sostén las sugerencias en términos positivos, como “Me encanta cuando tocas mi cabello ligeramente de esa manera”, en lugar de enfocarte en los negativos. Aborde un tema sexual como un problema a resolver juntos en lugar de un ejercicio de asignación de culpa.

Confíele a su pareja los cambios en su cuerpo. Si los sofocos la mantienen despierta por la noche o la menopausia ha resecado su vagina, hable con su pareja sobre estas cosas. Es mucho mejor que sepa lo que realmente está pasando en lugar de interpretar estos cambios físicos como falta de interés. Del mismo modo, si eres un hombre y ya no tienes una erección solo con la idea de tener relaciones sexuales, enséñale a tu pareja cómo estimularte en lugar de dejar que crea que ya no es lo suficientemente atractiva como para excitarte.

Se honesto. Puede pensar que está protegiendo los sentimientos de su pareja fingiendo un orgasmo, pero en realidad está comenzando a descender por una pendiente resbaladiza. Por más desafiante que sea hablar sobre cualquier problema sexual, el nivel de dificultad se dispara una vez que el tema está enterrado bajo años de mentiras, dolor y resentimiento.

No equipare el amor con el desempeño sexual

Crea una atmósfera de cariño y ternura; tocar y besar a menudo. No se culpe a usted mismo ni a su pareja por sus dificultades sexuales. En cambio, concéntrese en mantener la intimidad emocional y física en su relación. Para las parejas mayores, otro tema potencialmente sensible que vale la pena discutir es lo que sucederá después de que uno de los miembros muera. En las parejas que disfrutan de una vida sexual saludable, es probable que la pareja sobreviviente quiera buscar una nueva pareja. Expresar su apertura a esa posibilidad mientras ambos están vivos probablemente aliviará la culpa y hará que el proceso sea menos difícil para la pareja sobreviviente más adelante.

Usar estrategias de autoayuda

Tratar los problemas sexuales es más fácil ahora que nunca. Los medicamentos revolucionarios y los terapeutas sexuales profesionales están ahí si los necesita. Pero es posible que pueda resolver problemas sexuales menores haciendo algunos ajustes en su estilo de hacer el amor. Aquí hay algunas cosas que puede probar en casa.

Edúcate tu mismo. Hay una gran cantidad de buenos materiales de autoayuda disponibles para cada tipo de problema sexual. Navegue por Internet o su librería local, elija algunos recursos que se apliquen a usted y utilícelos para ayudarlos a usted y a su pareja a estar mejor informados sobre el problema. Si hablar directamente es demasiado difícil, usted y su pareja pueden subrayar los pasajes que les gustan en particular y mostrárselos el uno al otro.

Problemas de privacidad y uso de Internet

Internet es una fuente valiosa de todo tipo de información, incluidos libros y otros productos (como juguetes sexuales) que pueden mejorar su vida sexual. Aunque puede ser obvio, nunca use la computadora de su lugar de trabajo para hacer tales búsquedas, para evitar una posible vergüenza con su empleador, quien probablemente pueda rastrear su historial de búsqueda. Las personas que se sienten incómodas incluso al usar las computadoras de su hogar y las tarjetas de crédito para solicitar información o productos relacionados con el sexo en línea pueden encontrar una tienda cercana (especialmente en las principales ciudades) y pagar en efectivo.

Date tiempo. A medida que envejece, sus respuestas sexuales se ralentizan. Usted y su pareja pueden mejorar sus posibilidades de éxito al encontrar un entorno tranquilo, cómodo y sin interrupciones para el sexo. Además, comprenda que los cambios físicos en su cuerpo significan que necesitará más tiempo para excitarse y alcanzar el orgasmo. Cuando lo piensas, pasar más tiempo teniendo sexo no es algo malo; incorporar estas necesidades físicas en su rutina de hacer el amor puede abrirle las puertas a un nuevo tipo de experiencia sexual.

Utilice lubricación. A menudo, la sequedad vaginal que comienza en la perimenopausia se puede corregir fácilmente con líquidos y geles lubricantes. Úselos libremente para evitar las relaciones sexuales dolorosas, un problema que puede convertirse en una bola de nieve y convertir la libido en un estado de disminución y aumentar las tensiones en las relaciones. Cuando los lubricantes ya no funcionen, analice otras opciones con su médico.

Mantén el afecto físico. Incluso si está cansado, tenso o molesto por el problema, besarse y abrazarse es esencial para mantener un vínculo emocional y físico.

Practica tocar. Las técnicas de enfoque sensorial que utilizan los terapeutas sexuales pueden ayudarlo a restablecer la intimidad física sin sentirse presionado. Muchos libros de autoayuda y videos educativos ofrecen variaciones de estos ejercicios. También puede pedirle a su pareja que lo toque de una manera que le gustaría que lo tocaran. Esto le dará una mejor idea de cuánta presión, de suave a firme, debe usar.

Prueba diferentes posiciones. Desarrollar un repertorio de diferentes posiciones sexuales no solo aumenta el interés en hacer el amor, sino que también puede ayudar a superar los problemas. Por ejemplo, el aumento de la estimulación del punto G que ocurre cuando un hombre ingresa a su pareja por detrás puede ayudar a la mujer a alcanzar el orgasmo.

El punto G

El punto G, o punto de Grafenberg, que lleva el nombre del ginecólogo que lo identificó por primera vez, es un montículo de tejido súper sensible con forma de esponja ubicado dentro del techo de la vagina, justo dentro de la entrada. La estimulación adecuada del punto G puede producir orgasmos intensos. Debido a su ubicación de difícil acceso y al hecho de que se estimula con mayor éxito manualmente, el punto G no se activa de forma rutinaria para la mayoría de las mujeres durante el coito vaginal. Si bien esto ha llevado a algunos escépticos a dudar de su existencia, la investigación ha demostrado que existe un tipo diferente de tejido en este lugar.

Debes estar sexualmente excitado para poder localizar tu punto G. Para encontrarlo, intenta frotar tu dedo con un movimiento de señal a lo largo del techo de tu vagina mientras estás en cuclillas o sentada, o haz que tu pareja masajee la superficie superior de tu vagina hasta que notes un área particularmente sensible. Algunas mujeres tienden a ser más sensibles y pueden encontrar el lugar fácilmente, pero para otras es difícil.

Si no puede localizarlo fácilmente, no debe preocuparse. Durante el coito, muchas mujeres sienten que el punto G se puede estimular más fácilmente cuando el hombre entra por detrás. Para las parejas que enfrentan problemas de erección, el juego con el punto G puede ser una adición positiva al hacer el amor.

La estimulación oral del clítoris combinada con la estimulación manual del punto G puede proporcionar a una mujer un orgasmo muy intenso.

Escribe tus fantasías. Este ejercicio puede ayudarlo a explorar las posibles actividades que cree que pueden ser excitantes para usted o su pareja. Intenta pensar en una experiencia o una película que te haya despertado y luego comparte tu recuerdo con tu pareja. Esto es especialmente útil para personas con poco deseo.

Haz ejercicios de Kegel. Tanto hombres como mujeres pueden mejorar su aptitud sexual ejercitando los músculos del suelo pélvico. Para hacer estos ejercicios, apriete el músculo que usaría si estuviera tratando de detener la orina a mitad de camino. Mantenga la contracción durante dos o tres segundos, luego suelte. Repite 10 veces. Intenta hacer cinco series al día. Estos ejercicios se pueden hacer en cualquier lugar: mientras conduce, se sienta en su escritorio o está parado en una fila para pagar. En casa, las mujeres pueden usar pesas vaginales para aumentar la resistencia muscular. Hable con su médico o terapeuta sexual sobre dónde conseguirlos y cómo usarlos.

Intenta relajarte. Haga algo reconfortante juntos antes de tener relaciones sexuales, como jugar un juego o salir a cenar. O pruebe técnicas de relajación como ejercicios de respiración profunda o yoga.

Usa un vibrador. Este dispositivo puede ayudar a una mujer a aprender sobre su propia respuesta sexual y permitirle mostrarle a su pareja lo que le gusta.

No te rindas. Si ninguno de sus esfuerzos parece funcionar, no pierda la esperanza. A menudo, su médico puede determinar la causa de su problema sexual y puede identificar tratamientos efectivos. También puede ponerlo en contacto con un terapeuta sexual que puede ayudarlo a explorar los problemas que pueden obstaculizar el camino hacia una vida sexual satisfactoria.

Mantener una buena salud

Su bienestar sexual va de la mano con su salud mental, física y emocional en general. Por lo tanto, los mismos hábitos saludables en los que confía para mantener su cuerpo en forma también pueden moldear su vida sexual.

Ejercicio, ejercicio, ejercicio

La actividad física es, ante todo, una de las conductas saludables que pueden mejorar su funcionamiento sexual. Debido a que la excitación física depende en gran medida de un buen flujo sanguíneo, el ejercicio aeróbico (que fortalece el corazón y los vasos sanguíneos) es crucial. Y el ejercicio ofrece una gran cantidad de otros beneficios para la salud, desde evitar enfermedades cardíacas, osteoporosis y algunas formas de cáncer hasta mejorar su estado de ánimo y ayudarlo a dormir mejor por la noche. Además, no olvide incluir entrenamiento de fuerza.

No fume. Fumar contribuye a la enfermedad vascular periférica, que afecta el flujo sanguíneo al pene, el clítoris y los tejidos vaginales. Además, las mujeres que fuman tienden a pasar por la menopausia dos años antes que sus contrapartes no fumadoras. Si necesita ayuda para dejar de fumar, pruebe la goma de mascar o los parches de nicotina o pregunte a su médico sobre los medicamentos bupropión (Zyban) o vareniclina (Chantix).

Consume alcohol con moderación. Algunos hombres con disfunción eréctil encuentran que tomar una copa puede ayudarlos a relajarse, pero el consumo excesivo de alcohol puede empeorar las cosas. El alcohol puede inhibir los reflejos sexuales al embotar el sistema nervioso central. Beber grandes cantidades durante un período prolongado puede dañar el hígado y provocar un aumento en la producción de estrógenos en los hombres. En las mujeres, el alcohol puede desencadenar sofocos e interrumpir el sueño, agravando los problemas ya presentes en la menopausia.

Come bien. El exceso de alimentos grasos conduce a niveles altos de colesterol en sangre y obesidad, ambos factores de riesgo importantes de enfermedad cardiovascular. Además, el sobrepeso puede provocar letargo y una mala imagen corporal. El aumento de la libido es a menudo un beneficio adicional de perder esos kilos de más.

Úsalo o pierdelo. Cuando el estrógeno desciende durante la menopausia, las paredes vaginales pierden algo de su elasticidad. Puede ralentizar este proceso o incluso revertirlo mediante la actividad sexual. Si el coito no es una opción, la masturbación es igual de efectiva, aunque para las mujeres, esto es más efectivo si usa un vibrador o un consolador (un objeto parecido a un pene) para ayudar a estirar la vagina. Para los hombres, los períodos prolongados sin una erección pueden privar al pene de una parte de la sangre rica en oxígeno que necesita para mantener un buen funcionamiento sexual. Como resultado, algo parecido al tejido cicatricial se desarrolla en las células musculares, lo que interfiere con la capacidad del pene para expandirse cuando aumenta el flujo sanguíneo.

Devolviendo la diversión al sexo

Incluso en la mejor relación, el sexo puede volverse aburrido después de varios años. Con un poco de imaginación, puedes reavivar la chispa.

Ser aventurero. Tal vez nunca hayas tenido sexo en el piso de la sala de estar o en un lugar apartado en el bosque; ahora podría ser el momento de probarlo. O intente explorar libros y películas eróticos. Incluso la sensación de picardía que sientes al alquilar una película con clasificación X puede hacerte sentir juguetón.

Sea sensual. Cree un ambiente para hacer el amor que atraiga a los cinco sentidos. Concéntrese en la sensación de la seda contra su piel, el ritmo de una melodía de jazz, el aroma perfumado de las flores alrededor de la habitación, el enfoque suave de la luz de las velas y el sabor de la fruta madura y jugosa. Utilice esta mayor conciencia sensual al hacer el amor con su pareja.

Sea juguetón. Deje notas de amor en el bolsillo de su pareja para que las encuentre más tarde. Tome un baño de burbujas juntos: la sensación cálida y acogedora que tiene cuando sale de la bañera puede ser una excelente introducción al sexo. Cosquillas. Risa.

Ser creativo. Amplíe su repertorio sexual y varíe sus guiones. Por ejemplo, si estás acostumbrado a hacer el amor el sábado por la noche, elige el domingo por la mañana. Experimente con nuevos puestos y actividades. Prueba los juguetes sexuales y la lencería sexy si nunca lo has hecho.

Verifica también:  6 ideas y consejos de luna de miel baratos y románticos