Todo lo que necesitas saber sobre el TDAH

Cada vez más personas son diagnosticadas con TDAH cada año. La mayoría de estos diagnósticos son durante la infancia, pero también pueden tener lugar en la edad adulta. Es una condición de salud mental para la cual no hay cura. Sin embargo, existen tratamientos para ayudar a controlarlo y es posible que algunas personas lo superen.

Si le preocupa que su hijo sufra de TDAH o que alguien cercano a usted haya recibido el diagnóstico, tendrá que tomar medidas para comprender mejor el trastorno. Es algo que los investigadores aún están tratando de entender completamente, como muchas otras enfermedades mentales.

Aquí tiene todo lo que necesita saber sobre el TDAH. Se basa en toda la información que tenemos actualmente disponible.

¿Qué es el TDAH?

TDAH significa trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Es un trastorno mental que afecta el control de los impulsos y el estado activo del cerebro. Aquellos con TDAH serán hiperactivos e impulsivos en formas que se consideran superiores a lo normal. A muchos pacientes les resulta difícil quedarse quietos durante largos períodos de tiempo, concentrarse en una sola tarea y concentrarse en un solo elemento.

Si bien el TDAH generalmente se considera algo que ocurre en la infancia, también puede afectar a los adultos. De hecho, hay un aumento en el número de adultos a los que se les diagnostica, ya que se perdió en la infancia por una razón u otra.

Es posible que algunas personas se refieran al TDAH como ADD. Los términos no son del todo intercambiables. ADD significa trastorno por déficit de atención y no incluye el elemento hiperactivo del trastorno mental. Sin embargo, el término ADD se considera obsoleto y es uno de los tipos de TDAH que una persona puede sufrir.

Hay tres tipos de TDAH. ADD ha sido reemplazado con TDAH predominantemente inatento . Esto es cuando hay dificultades para concentrarse en las tareas, por lo que terminarlas se vuelve difícil. A las personas con este tipo de trastorno también les resultará más difícil seguir las instrucciones establecidas. Hay muchos niños que probablemente sufren este tipo de TDAH sin obtener un diagnóstico oficial. Por lo general, se les considera niños disruptivos y “traviesos” en el aula. Es la más común entre las chicas.

El segundo tipo se conoce como TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo . Esto es cuando las personas en su mayoría muestran el comportamiento hiperactivo. Luchan con su control de impulsos y les resulta mucho más difícil quedarse quieto y permanecer en el lugar. Muchos interrumpirán a las personas mientras hablan, porque les resulta extremadamente difícil esperar su turno. A muchas personas con este tipo de trastorno también les resultará difícil concentrarse en las tareas, lo que dificulta completarlas.

Finalmente, existe el tipo de trastorno hiperactivo-impulsivo e inatento . Este es el más común de los tres tipos y muestra síntomas de las dos formas anteriores del trastorno. A los pacientes les cuesta prestar atención. Son impulsivos, no esperen su turno y se mueven mucho el tiempo.

Una vez que sepa qué tipo de niño o niño tiene, es mucho más fácil encontrar el tratamiento adecuado. Existen diferentes medicamentos para ayudar a controlar la naturaleza hiperactiva, el comportamiento impulsivo y la falta de concentración y atención.

Diagnóstico TDAH en niños y adultos.

Alrededor del 10% de los niños recibirán un diagnóstico de TDAH entre los 5 y los 17 años. Antes de los cinco años, es difícil saber si se trata del TDAH o solo del comportamiento normal de la infancia. Después de todo, los niños naturalmente no tienen control de los impulsos y es algo que aprenden y desarrollan con el tiempo. Muchos de los niños diagnosticados están en la escuela y es su comportamiento escolar lo que provoca un diagnóstico.

Si bien el tipo de TDAH predominantemente inatento afecta principalmente a las niñas, los niños tienen un 50% más de probabilidades de ser diagnosticados con TDAH. Esto podría relacionarse con el hecho de que el lado de hiperactividad del trastorno es el síntoma más fácil de detener. Muchas niñas tienen más probabilidades de mostrar algunos de los síntomas más internos, como soñar despierto, depresión y ansiedad. También pueden ser demasiado habladores y demasiado emocionales, en lugar de hiperactivos.

Alrededor del 40% de los niños con TDAH no tendrán ningún síntoma en su edad adulta. Sin embargo, el otro 60% puede encontrar que sus síntomas disminuyen o ya no los afectan tanto como lo hicieron en la edad adulta. Todavía hay algunos que mantendrán sus síntomas originales. A los adultos se les puede diagnosticar la enfermedad, pero no es tan común como a los niños que se diagnostican.

Si el TDAH no se trata, los adultos pueden luchar en la vida. Sufrirán problemas de olvido, impaciencia y gestión del tiempo. Su trabajo, su hogar y su vida de relación se ven afectados por la condición.

¿Cuál es la causa del TDAH?

En este momento, los investigadores aún están tratando de descubrir la razón por la cual las personas sufren de TDAH. Si bien hay muchas personas que están siendo diagnosticadas, se conoce muy poco acerca del trastorno. Esto podría estar relacionado con el hecho de que es un problema neurológico y la investigación sobre enfermedades y trastornos mentales es todavía relativamente nueva.

La mayoría de los investigadores creen que el TDAH tiene un origen neurológico. Sin embargo, puede haber un problema genético involucrado.

La mayoría de las investigaciones han demostrado que las personas con TDAH tienen un nivel más bajo de dopamina en su cuerpo. Este es el químico en el cerebro que ayuda a mover las señales por todo el cuerpo. Provoca movimientos y emociones, por lo que si no hay suficiente, alguien puede volverse demasiado emocional o luchar con la necesidad de moverse mucho más.

Algunos estudios han demostrado que el TDAH puede ser causado por la falta de materia gris en el cerebro. Este es el elemento que ayuda a controlar el habla y los músculos, desarrolla el control de los impulsos y ayuda a tomar decisiones.

La genética es sin duda uno de los enlaces que los investigadores han encontrado. Los estudios han demostrado que las personas que tienen un pariente cercano con la enfermedad tienen más probabilidades de ser diagnosticadas también. Este es especialmente el caso si un padre o un hermano ha sido diagnosticado. La mutación exacta del gen no se conoce actualmente, aunque hay estudios que investigan el gen DRD4. Este es un gen vinculado a la producción de dopamina.

El vínculo genético no es infalible, ya que hay muchas personas sin un vínculo familiar diagnosticadas con la afección. Algunos investigadores creen que también hay vínculos entre neurotoxinas y estilos de vida. Las personas que están expuestas a pesticidas organofosforados tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad. También existen fuertes vínculos con fumar durante el embarazo, ya que puede detener el crecimiento y afectar el desarrollo del cerebro. Hasta ahora, los estudios sugieren que el TDAH se desarrolla antes de que nazca el bebé, por lo que usar algunos químicos durante el embarazo puede ser un problema.

Actualmente no hay estudios que muestren que los conservantes y los colorantes alimentarios causan el problema de salud. Sin embargo, todavía se están explorando los colorantes artificiales. Lo que se sabe es que ver televisión, consumir azúcar, jugar videojuegos y ser padres pobres ciertamente no causa ADHD.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

Si bien hay tres tipos de afecciones, hay ciertos signos que se notan más que otros. Tienden a ser notados por los maestros más que por los padres, ya que los maestros ponen a los niños en situaciones que los obligan a sentarse por largos períodos de tiempo. Sin embargo, los padres también pueden notar que algo simplemente no es “normal”.

Los niños y adultos con TDAH tendrán problemas para completar las tareas. Pueden aburrirse y moverse hacia otra cosa, olvidar que estaban en medio de una tarea, o incluso distraerse por algo que está sucediendo. La parte hiperactiva del trastorno hace que no puedan sentarse el tiempo suficiente para realizar algunas tareas. Los problemas de atención hacen que sea más difícil concentrarse en las tareas, por lo que buscan otra cosa que hacer.

Luego están los problemas con soñar despierto. Es más probable que los niños pierdan la concentración y no necesariamente porque algo más está sucediendo. Se encuentran en su propio mundo, ya sea porque miran por la ventana o encuentran que sus mentes se alejan.

Aquellos con el elemento hiperactivo encontrarán más difícil quedarse quieto y esperar su turno. Luchan con paciencia en las líneas, no podrán esperar su turno para hablar y pueden moverse mucho mientras se sientan.

No todos tendrán exactamente los mismos síntomas. Dependerá del tipo y dependerá de la severidad. Con el tiempo, los síntomas se pueden minimizar hasta el punto en que son casi invisibles o ineficaces en el cuerpo.

Si está preocupado por los síntomas, las mejores personas con quienes hablar primero serán los maestros y otras personas que cuidan a sus hijos con regularidad. Es importante mirar el patrón de comportamiento. Los maestros a veces tienden a minimizar los síntomas al principio. Pídales que miren a su hijo objetivamente, especialmente si su hijo ha sido considerado el “niño travieso”.

En muchos casos, los pacientes con TDAH también terminan sufriendo depresión. La depresión infantil importante es cinco veces más probable que ocurra en personas con TDAH en comparación con las personas que no tienen y hasta el 31% de los adultos con este trastorno desarrollarán depresión.

Hay algunas razones para esto. Uno de ellos es que es un síntoma de uno de los tipos de TDAH. Sin embargo, también puede ser un efecto secundario de la enfermedad y la forma en que los maestros y los padres tratan o han tratado a los niños. Más niños son vistos como traviesos y se les dice que controlen su comportamiento porque “deberían saber mejor”, pero les resulta extremadamente difícil ignorar esos impulsos.

A medida que los niños crecen, también pueden encontrarse luchando en el lugar de trabajo o tener problemas con sus relaciones y los miembros de su familia. Puede hacer que se sientan solos y mal recibidos en el mundo.

Diagnóstico y Pruebas de TDAH

No hay una sola prueba para averiguar si alguien sufre de TDAH. Si su hijo tiene alguno de los síntomas, su médico querrá realizar algunas pruebas para determinar si el diagnóstico es correcto y el tipo de TDAH que tiene su hijo.

La mayoría de las veces, los médicos comenzarán con los síntomas. Querrán saber sobre los síntomas en los últimos seis meses para obtener un patrón de comportamiento. Su médico también hablará con los maestros, proveedores de cuidados y otros miembros de la familia. Esto ayuda a tener una visión completa de los síntomas a lo largo del día. Algunos niños actúan con cortesía y bien con otras personas, pero no con sus padres, por lo que los médicos quieren asegurarse de que los síntomas estén presentes la mayor parte del tiempo durante todo el día.

Su médico utilizará una lista de verificación y una tabla de calificación. Esto ayuda a verificar todos los síntomas y la gravedad de cada uno para determinar el tipo de TDAH.

Puede haber algunas pruebas físicas involucradas. Estos exámenes pueden ayudar a descartar otros problemas de salud.

Obtener el tratamiento adecuado para el TDAH

Actualmente no existe una cura para el TDAH, pero eso no significa que no haya formas de tratarlo. No tratar la condición puede llevar a consecuencias graves. Los niños con TDAH no administrados luchan en la escuela. No tienen la concentración en las lecciones para aprender y les resulta más difícil completar sus tareas. Pueden luchar para mantenerse al día con sus compañeros y pueden ser disruptivos en el aula.

Esto puede llevar a problemas en la edad adulta. Incluso aquellos que ya no tienen síntomas pueden encontrar que luchan más tarde en la vida. No tienen la educación que querían y tienen una mala visión del sistema educativo.

Hay terapias de comportamiento y medicamentos involucrados en el tratamiento de la condición. Según el tipo y la gravedad de la afección, a su hijo se le puede ofrecer uno de ellos o ambos al mismo tiempo.

La terapia conductual utiliza una gama de tratamientos terapéuticos. Estos pueden incluir hablar, psicoterapia y terapia cognitiva conductual. Su hijo tiene la oportunidad de abrirse con alguien y hablar sobre sus sentimientos. Su terapeuta puede ofrecer consejos y herramientas para manejar los sentimientos e impulsos. Es posible que los niños cambien la forma en que reaccionan en situaciones. Aprenden más sobre los signos de sus síntomas y podrán tomar el control antes.

Esto se usa a menudo con medicamentos para ayudar a agregar más dopamina y otros químicos al cerebro. El objetivo es ayudar a afectar la razón de los síntomas, haciendo que sea mucho más fácil ser menos impulsivo e hiperactivo en situaciones. Los medicamentos también pueden hacer que sea más fácil dormir y controlar otras afecciones que empeoran el TDAH.

Hay dos formas de medicamentos disponibles para su uso. El primero es un estimulante para el sistema nervioso central. Estos medicamentos aumentan la norepinefrina y la dopamina en el cuerpo. Adderall es una de las formas más recetadas de la medicación, y Ritalin es la segunda más común. Ayudan a enfocar más el cerebro, haciendo que sea más fácil concentrarse en las tareas y evitar las distracciones.

Se puede recetar un medicamento no estimulante cuando los estimulantes no funcionan. Estos ayudan a aumentar los niveles de norepinefrina en el cerebro, pero no tienen el efecto sobre los niveles de dopamina. Pamelor puede ser diagnosticada para aquellos que también tienen síntomas depresivos y Strattera es otra opción común para los médicos.

Los médicos vigilarán a sus hijos para asegurarse de que el medicamento no tenga efectos secundarios. Su médico también querrá asegurarse de que la dosis del medicamento sea siempre la correcta.

¿Existen formas naturales para manejar el TDAH?

Si bien hay muchos medicamentos, las personas quieren encontrar formas naturales para hacer frente al trastorno. Las terapias de comportamiento tienden a ser la mejor opción. Implican hablar y aprender a controlar los síntomas. Sin embargo, los estudios también han demostrado que hay otras formas de ayudar a controlar la condición.

La dieta es una de las mejores formas. Optar por una dieta llena de alimentos nutritivos es una excelente manera de mejorar la cantidad de dopamina liberada por el cerebro. Las frutas, los vegetales, las carnes magras y algunos granos integrales están llenos de buenos nutrientes.

También es importante hacer muchos ejercicios físicos. Los niños necesitan al menos 60 minutos al día y vale la pena seguirlos en la edad adulta. Al hacer ejercicio físico, puede ayudar a reducir los niveles de energía. Esto puede ayudar a contener el lado hiperactivo del trastorno. Dormir lo suficiente también es importante. La falta de sueño puede alterar el equilibrio de las hormonas y hacer que alguien más hiperactivo.

Los investigadores también sugieren limitar el tiempo que pasan en la televisión o en teléfonos y computadoras. Si bien el tiempo de televisión no va a causar TDAH, puede afectar los niveles de hormonas en el cerebro. También hará que sea más difícil hacer los niveles adecuados de ejercicio y dormir todos los días.

A medida que los niños crecen, pueden comenzar a practicar la meditación y otras técnicas de atención plena. Estos pueden ser especialmente beneficiosos para los adultos que sufren de depresión, así como algunos síntomas de TDAH.

Obtener apoyo es extremadamente importante. El TDAH no se considera una discapacidad de aprendizaje, a pesar de tener un efecto directo en el aprendizaje. Los niños necesitan saber que sus padres y maestros tienen la espalda. Necesitan a alguien que les ayude a luchar en su esquina y que encuentren maneras de ayudarlos a sobrellevar las distracciones y el olvido.

Usar un calendario, tener un horario a seguir, establecer rutinas y establecer recordatorios pueden ser maneras excelentes de lidiar con el ADHD durante toda la vida. Los niños deben anotar las tareas y las fechas de entrega tan pronto como las reciban. Algunos niños pueden dejar sus mochilas o artículos atrás, por lo que es importante tener lugares designados para ayudar a evitar confusiones y problemas.

Es posible vivir con TDAH. Incluso puedes prosperar con eso. Todo lo que necesita hacer es encontrar formas de administrarlo y obtener apoyo de quienes lo rodean para hacerlo más fácil.

Verifica también:  Guía todo en uno para hacer trampas